EL DIARIO

Miercoles, 14 de Abril del 2021

Irán: señales tempranas de posibles cambios de actitud norteamericanos en política exterior

Por Emilio Cárdenas, el 5 abril, 2021

¿Que te parece?
Me gusta ¡Amo esto! Muy divertido Wow! Es triste Me enoja
161
Emilio Cárdenas

Emilio Cárdenas

La política norteamericana, ciertamente dura, consistentemente desplegada por la administración del ahora ex presidente Donald Trump respecto de Irán, no logró forzar un rumbo distinto en la política exterior del país de los persas, que siguió, sin mayores cambios, procurando obtener y cementar un liderazgo regional y, lamentablemente, exportando terrorismo. Con resultados no despreciables, desde que Irán tiene hoy una influencia muy notoria en Irak, Líbano, Siria y Yemen.

Respecto de Irán, los Estados Unidos actuaron en la “era” de Donald Trump casi siempre de consuno con Israel. Coordinando cuidadosamente sus estrategias y sus acciones. Lo que hizo casi imposible asumir su papel de presunto “mediador”. Y alentó a Irán a contar hoy (violando descaradamente los compromisos antes asumidos) con un inventario de uranio enriquecido ya no de un centenar de kilos, sino uno de dos toneladas y media. Preocupante, es obvio.

Pero las cosas, respecto de Irán, pueden quizás haber comenzado a cambiar, aunque lentamente, bajo la actual administración demócrata del país del norte.

En efecto, hay señales de que han ocurrido ya algunos movimientos significativos. La más clara es la designación, como nuevo “enviado especial” para Irán, de Robert Malley, que en su momento fuera considerado como un hombre muy cercano a Barack Obama.

Malley conoce muy bien el tema y la región, en general. La elección de Malley parecería sugerir que los EEUU regresarán, paso a paso, al acuerdo internacional sobre el programa nuclear iraní que fuera abandonado abruptamente, con un típico portazo, por Donald Trump, en el 2018. Y que hasta se podrían “renegociar” de alguna manera las fuertes sanciones económicas actuales, que ya han desarticulado y desequilibrado, muy profundamente, a la asfixiada economía iraní.

Marcando rápidamente el cambio de dirección, como para que nadie se equivoque fácilmente y sugiriendo asimismo que efectivamente habrá algunos cambios en las pautas de la política norteamericana para Medio Oriente, el país del norte suspendió rápidamente la entrega, ya acordada, de aviones y pertrechos militares de última generación a Arabia Saudita y a los Emiratos Árabes.

Por todo lo antes señalado, no es entonces demasiado extraño que haya ya quienes sugieren que se han establecido algunos “contactos” muy preliminares entre los EEUU e Irán, que serían una suerte de prolegómeno al inicio de conversaciones bilaterales formales entre ambas naciones. A una nueva etapa, en consecuencia. Esto, si ocurriera, no sería nada fácil, porque al programa nuclear iraní habría ahora que sumarle el de los misiles de mediano y largo alcance, tarea que, no por necesaria, deja de ser altamente compleja.

(*) Ex Embajador de la República Argentina ante las Naciones Unidas.

 

¿Que te parece?
Me gusta ¡Amo esto! Muy divertido Wow! Es triste Me enoja
161

Compartir