EL DIARIO

Viernes, 23 de Julio del 2021

Francia propone que, desde la Unesco, se declare a la “baguette” patrimonio universal de la humanidad

Por Emilio Cárdenas, el 31 marzo, 2021

¿Que te parece?
Me gusta ¡Amo esto! Muy divertido Wow! Es triste Me enoja
31
Emilio Cárdenas

Emilio Cárdenas

El pan es una maravilla muy singular. Engorda. Pero es riquísimo. En el universo particular del pan, Francia ocupa ciertamente un lugar privilegiado: ha creado la llamada “baguette”, un verdadero lujo del mundo civilizado. Por eso, ahora propone que se declare a la “baguette” como parte del “patrimonio universal” de la humanidad. Me gusta la idea. Mucho.

Los galos tienen en la actualidad unas 35.000 panaderías activas en todo su territorio (una por cada 2.000 franceses) y mantienen, pese al fenómeno del pan “industrial”, sus variedades de pan “francés” artesanal. Los franceses comen “baguettes” desde el siglo XVII. En rigor, comen 320 unas “baguettes” por segundo, en toda Francia.

Existe una historia que a los franceses no les gusta demasiado. Es la que recuerda que la “baguette” fue inventada en Viena, Austria, por un panadero que la llevó luego a Francia y que fue, además, el creador del “pan vienés” (“pebete”) y del “croissant”.

El llamado “pan flauta” (también denominado “pan de París”) es tan sólo una “baguette” más, aunque un poco más larga.

Una ex colonia francesa, Argelia, es, en rigor, el país del mundo que más “baguettes” consume. Nada menos que 49 millones por día. La misma “manía” alimenticia tienen otras ex colonias francesas en las que la “baguette” sigue siendo muy popular, como es el caso de Marruecos, Túnez y, curiosamente, también el de Vietnam.

Algunos historiadores sostienen que en el uniforme militar de algunos regimientos de la era napoleónica había un bolsillo largo especial, para que los soldados pusieran allí al menos media “baguette”.

Las “baguettes” tienen normalmente entre 5 y 6 cms. de diámetro, y miden 65 cms de largo, aunque existan “baguettes” un poco más largas, de hasta un metro.

La “baguette” es hoy un sencillo, pero mayúsculo, placer para los paladares de los franceses y de los no franceses.

Deberíamos pensar seriamente en endosar esa fresca candidatura francesa. Pese al, también riquísimo, pan “criollo” (la “galleta” de campo). Sin egoísmos y con generosidad. Con la necesaria amplitud de criterio que requiere la “importancia” del pan.

¿Qué otro alimento manufacturado tiene la innegable universalidad del pan? Muy pocos.

La “beatificación” universal del pan, parece casi segura. Como en su momento la obtuviera el “pizzaiuolo” napolitano. Y los panes chatos (más insulsos) propios de Irán y Kazakstán. Pero previsiblemente ella será lenta. El dictamen preliminar, que debiera ser positivo, sólo podrá estar listo a fines del 2022. Habrá que esperar, entonces.

(*) Ex Embajador de la República Argentina ante las Naciones Unidas.

¿Que te parece?
Me gusta ¡Amo esto! Muy divertido Wow! Es triste Me enoja
31

Compartir