EL DIARIO

Miercoles, 14 de Abril del 2021

Otra forma de racismo aparece en los Estados Unidos

Por Emilio Cárdenas, el 29 marzo, 2021

¿Que te parece?
Me gusta ¡Amo esto! Muy divertido Wow! Es triste Me enoja
16
Emilio Cárdenas

Emilio Cárdenas

El pueblo de los EEUU es realmente admirable. Por su generosidad, entre otras cosas. Pero contiene una minoría racista, de la que no ha logrado aún alejarse.

La pandemia del coronavirus ha puesto rápidamente en descubierto una clara forma de racismo que ahora consiste en agredir, de mil maneras, a la minoría norteamericana de la etnia asiática, que fundamentalmente vive en la costa oeste del país, la del Pacífico.

Con crueldad discriminatoria extrema, como sucedió con una mujer mayor, a la que se le dio un golpe en la cara, y se la incendió enseguida. Los insultos y escupitajos están a la orden del día. El odio se hace evidente. Las Naciones Unidas han dado ya el alerta del caso. Con muy poco impacto, por ahora.

El 70% de los incidentes que se suceden contra los asiáticos son verbales. Insultos, entonces. Pero hay un 8,7% de agresiones físicas. Y un 6,4% de asquerosos escupitajos. Y un 8% de odiosas negativas a atenderlos en los comercios y restaurantes. Esto, en más de 2.800 incidentes ocurridos sólo el año pasado. Que no han desaparecido.

Con esta bien delicada situación, los norteamericanos no están para “dar lecciones” a nadie, como acaba de hacerse evidente en el transcurso de la pésima reciente reunión bilateral mantenida con China, realizada en Alaska.

Entre los incidentes claramente patoteros antes aludidos, hay uno que ha sido tomado por los medios como ejemplo.

Sucedió en la lindísima ciudad de San Francisco, cuando una anciana de 76 años fuera golpeada sorpresivamente por un joven rubio, mientras esperaba para poder cruzar una calle en el curioso y enorme barrio oriental de la ciudad.

En obvia defensa propia la anciana, Xie Xiaozhen, le propinó, con razón, algunos bastonazos, para sacárselo exitosamente de encima.

Las redes sociales difundieron ampliamente lo sucedido y destacaron el injustificable trauma que aparentemente provoca las aludidas agresiones. Hoy la señora atacada vive naturalmente envuelta en el temor y en la zozobra.

Una gran pena, por cierto. A corregir, evidentemente.

(*) Ex Embajador de la República Argentina ante las Naciones Unidas.

 

¿Que te parece?
Me gusta ¡Amo esto! Muy divertido Wow! Es triste Me enoja
16

Compartir