EL DIARIO

Miercoles, 14 de Abril del 2021

El posible impacto mundial de la pandemia y el programa de estímulo de los Estados Unidos

Por Emilio Cárdenas, el 23 marzo, 2021

¿Que te parece?
Me gusta ¡Amo esto! Muy divertido Wow! Es triste Me enoja
21
Emilio Cárdenas

Emilio Cárdenas

El gobierno de los EEUU acaba de sancionar rápidamente un enorme programa de estímulos económicos destinado a poner nuevamente en marcha a su propia economía, tratando de paliar el impacto adverso sobre el nivel de la actividad económica del país del norte provocado por la extendida pandemia del coronavirus.

Se trata, en síntesis, de inyectar en su economía doméstica nada menos que unos 1,9 billones de dólares, que se pagarán a través de subsidios directos que serán asignados a sus ciudadanos.

El programa comentado representa el 8,5% del PBI del país del norte. Contribuirá probablemente a que la economía mundial se expanda este año más un 5,6%, superando el pronóstico previo, del mes de diciembre pasado, que sugería, en cambio, una posible expansión global del orden del 4,2%.

Cabe apuntar que la expansión económica buscada podría, de pronto, tener como consecuencia la de elevar lentamente las tasas de interés prevalecientes en todo el mundo. Para tratar de limitar así las presiones inflacionarias que pudieran aparecer como consecuencia del esfuerzo con el que hoy se procura estimular el crecimiento.

Pero, de pronto, podría asimismo tener el efecto de aumentar el costo del endeudamiento de países como el nuestro. Y el costo de la enorme deuda de los propios Estados Unidos, que hoy también están fuertemente endeudados.

El tema, por su importancia, merece ser analizado en profundidad por los gobiernos. En todas las latitudes, por cierto. También entre nosotros.

En paralelo, la pandemia que hoy nos afecta a todos debiera permitir crear, sin demoras, mecanismos comunes de detección temprana y prevención de problemas sanitarios graves que de pronto, por la creciente interdependencia en la que todos vivimos, pueden difundirse rápidamente a través de las fronteras y afectarnos a todos por igual.

Por último, la magnitud de lo ya sucedido en materia sanitaria ha puesto en descubierto que todos los países deben esforzarse por otorgar una absolutamente necesaria prioridad a los componentes, elementos y mecanismos indispensables de la infraestructura básica de sus respectivos sistemas nacionales de salud pública y hacerlos conocer. Ellos son nada menos que la trascendental primera línea de defensa, cuando de reaccionar con urgencia ante una pandemia se trata. Esto hoy está claro.

(*) Ex Embajador de la República Argentina ante las Naciones Unidas.

¿Que te parece?
Me gusta ¡Amo esto! Muy divertido Wow! Es triste Me enoja
21

Compartir