EL DIARIO

Sabado, 12 de Junio del 2021

El afligido campo australiano recibe ayuda del Estado

Por Emilio Cárdenas, el 18 febrero, 2021

¿Que te parece?
Me gusta ¡Amo esto! Muy divertido Wow! Es triste Me enoja
5
Emilio Cárdenas

Emilio Cárdenas

Australia es un exportador importante de cereales y productos del campo, en general. Compite con la Argentina y el Uruguay, activamente. Hoy el gobierno australiano está envuelto en una dura pulseada con el de China, que le costará, se calcula, unos 28 billones de dólares a lo largo de la próxima década, porque China ha dejado sustancialmente de comprar muchos productos agropecuarios australianos, tales como: cebada, carnes, productos del mar, vinos y algunos otros.

El enfrentamiento entre las dos naciones es muy duro y nadie cede en las que son posiciones claramente opuestas, es decir, encontradas.

Pelearse con China es muy caro y, más aún, muy poco atractivo. La situación de Australia es, en este sentido toda una dura enseñanza.

Cual imperio poderoso, China no tiene contemplaciones de ningún tipo con los demás, ni cede un solo milímetro en sus pretensiones, bien o mal.

Es arrogante, casi inflexible y hasta muy poco creíble. Toda una preocupante lección para los exportadores del sector del agro de todo el mundo, entonces, a tener siempre en cuenta. Por dimensión, China es un contendor de mucho peso. Y lo sabe bien.

Como consecuencia, el Estado australiano ha salido a proteger con subsidios a sus exportadores del agro. Toda un actitud protector que, sin embargo, está en las antípodas de la que es la del actual gobierno argentino, empeñado en que todos por igual vivamos del agro, sin correr sus riesgos, ni asumir ningún costo.

Cuando se trata del campo, los políticos argentinos, cada vez más, ven a un sector que puede ser exprimido de las más diversas maneras, fiscales, cambiarias, burocráticas, crediticias, etc.

La melodía propia de algunos políticos argentinos parece ser siempre la misma: consiste en quedarse con lo sustancial de la renta del campo, postergándolo si ello fuere necesario, sin contemplaciones de ningún tipo.

Esta es, por lo demás, la razón más importante de la larga y sostenida decadencia argentina frente al resto del mundo.

Quién no la conoce, simplemente no se explica lo sucedido hasta ahora con un país que se ha quedado en ser tan sólo una colorida promesa, que sin embargo siempre ha quedado incumplida.

(*) Ex Embajador de la República Argentina ante las Naciones Unidas.

¿Que te parece?
Me gusta ¡Amo esto! Muy divertido Wow! Es triste Me enoja
5

Compartir