EL DIARIO

Sabado, 12 de Junio del 2021

Cuba apuesta ahora a crecer de la mano del “sector privado”

Por Emilio Cárdenas, el 15 febrero, 2021

¿Que te parece?
Me gusta ¡Amo esto! Muy divertido Wow! Es triste Me enoja
23
Emilio Cárdenas

Emilio Cárdenas

La economía de Cuba atraviesa un momento de cambios profundos y visibles. Pero, cuidado, no en dirección a consolidar el socialismo, sino en un sentido absolutamente contrario, esto es el de dinamizar al sector privado y transformarlo claramente en el pilar principal o en la columna vertebral del crecimiento económico.

Hasta ahora, Cuba ha fracasado económicamente, sin atenuantes. Su nivel de vida es, cuanto mucho, similar al de Nicaragua o al de El Salvador.

En el resto de América Latina, a estar a los datos publicados regularmente sobre la economía real, hoy se vive bastante mejor que en Cuba. Sin socialismo, ni comunismo, claro está, pero mejor y gozando de libertad, circunstancia ésta que no es ciertamente menor.

Por esto, Cuba se reforma. Con firmeza. Paso a paso. Ya no hay dos tipos de moneda. Y ahora se apunta a poder crecer de la mano del sector privado. La actividad privada acaba de ser autorizada expresamente, ahora en la enorme mayoría de los sectores.

Desde el 2010, la actividad privada cubana ha estado oficialmente permitida en unas 127 actividades, entre las que están: el turismo, la gastronomía, y el transporte por “taxis”.

Ahora serán unas 2.000 actividades permitidas y tan sólo habrá unas pocas excepciones, a modo de pequeños rincones que quedan expresamente “reservados” para el Estado. Al revés, obviamente, de lo que hasta ahora venía sucediendo.

Sobre una población total de algo más de once millones de personas, unas 600.000 hoy ya viven de su trabajo diario en el sector privado. Esto, por ahora, representa tan sólo el 14,5% de la población cubana activa.

Cuba -sin decirlo, claro está- ya reconoce -con hechos y anuncios bien concretos- sus enormes equivocaciones y por ello cambia radicalmente el rumbo y las estrategias económicas.

Tiene su mérito. Pero lo importante es entender que los cambios económicos que ya se están produciendo son consecuencia del fracaso estrepitoso de un presunto “modelo” ideal, el del comunismo, que hoy está ya abiertamente desahuciado, en todas partes. Muerto, con presunción de fallecimiento, más bien.

 

(*) Ex Embajador de la República Argentina ante las Naciones Unidas.

¿Que te parece?
Me gusta ¡Amo esto! Muy divertido Wow! Es triste Me enoja
23

Compartir