EL DIARIO

Lunes, 1 de Marzo del 2021

Aparecen intentos concretos de regular las plataformas de las redes sociales

Por Emilio Cárdenas, el 18 enero, 2021

¿Que te parece?
Me gusta ¡Amo esto! Muy divertido Wow! Es triste Me enoja
31
Emilio Cárdenas

Emilio Cárdenas

Estaba escrito que iba a suceder. Después de la decisión de algunas de las principales plataformas electrónicas a través de las que operan las redes sociales de excluir de su utilización al propio presidente de los EEUU, Donald Trump, quitándole así la posibilidad de utilizarlas, por “incitar a la violencia y a la insurrección”, era bastante evidente que lo sucedido, por su innegable trascendencia, iba a provocar reacciones desde el sector público.

Y así está efectivamente sucediendo. Dos países ya están sugiriendo que intervendrán en el tema, de modo que no haya empresas privadas que tengan el privilegio exorbitante de censurar a los Jefes de Estado, esto es de impedirles comunicarse con el gran público a través de las plataformas y redes de las que son propietarias. Esos dos países son Polonia y México, que expresaron su instantánea alarma por lo sucedido.

México anunció que incluirá el tema en la próxima reunión del llamado G-20, que tendrá lugar en el próximo mes de mayo, en Roma, en procura de evitar que, de pronto, reaparezca una suerte de “Inquisición”.

Polonia, por su parte, hizo saber que está considerando sancionar normas para tratar de evitar que lo sucedido con Donald Trump se reitere. Y que adoptará disposiciones que permitan a cualquier censurado restaurar sin mayores demoras los contenidos que de pronto puedan ser censurados. Señalando además, a modo de clara advertencia, que las plataformas no pueden estar “por encima de la ley”.

Hablamos de: Twitter, Instagram, Facebook y de otros mecanismos electrónicos de comunicación masiva similares.

El presidente mexicano, López Obrador, un notorio estatista al que Alberto Fernández admira sin disimulo, sugirió que es el Estado quien debe reglamentar o hasta administrar las redes sociales. Comentario muy peligroso, por demás.

Si las opiniones no pudieran circular sin la autorización del Estado, el autoritarismo quedaría simplemente “a la vuelta de la esquina”. La libertad de expresión y la posibilidad de censurar a los periodistas están, de pronto, claramente en juego.

Otros gobernantes, más prudentes y algo menos ambiciosos, como es el caso de Angela Merkel, se refirieron a lo sucedido como a una cuestión “problemática”. Y la están estudiando, en profundidad. No es para menos, pero cuidado, el tema tiene directamente que ver nada menos que con la libertad de todos.

(*) Ex Embajador de la República Argentina ante las Naciones Unidas.

¿Que te parece?
Me gusta ¡Amo esto! Muy divertido Wow! Es triste Me enoja
31

Compartir