EL DIARIO

Domingo, 24 de Enero del 2021

¿Hay un proceso de “cambio de identidad” o solo algunas consecuencias inevitables de la pauperización?

Por Emilio Cárdenas, el 8 diciembre, 2020

¿Que te parece?
Me gusta ¡Amo esto! Muy divertido Wow! Es triste Me enoja
33
Emilio Cárdenas

Emilio Cárdenas

Frente a los sorprendidos ojos del mundo entero, los argentinos y los uruguayos son los dos pueblos del mundo que más carne vacuna consumen en sus respectivas dietas.

Pero las cosas están cambiando. Mucho. Al menos respecto de los argentinos, cuya dieta carnívora se está modificando aceleradamente. Presumiblemente como consecuencia inevitable de nuestra ya larga decadencia y de la consiguiente pérdida de poder adquisitivo.

Por primera vez en la historia, siempre para los argentinos, el consumo promedio de pollo alcanzó al de la carne vacuna: unos 50 kilos por año y por persona.

En los dos últimos años, el consumo argentino anual de carne vacuna per cápita cayó un 13%. En el 2007, los argentinos consumían unos 69 kilos por año y por personas, mientras que hoy ese consumo es de unos 50 kilos por persona y por año. Bastante menos.

El consumo de carne de pollo, que en el 2003 era de poco más de 18 kilos por año y por persona; y que en el 2014 fuera de 40 kilos por año y por persona; hoy es ya de 50 kilos por año y por persona.

Prácticamente lo mismo parece haber ocurrido con el consumo de carne de cerdo, que en el 2003 era de poco más de 5 kilos por año y por argentino; en el 2014, de 10 kilos y medio por persona; y que ahora es de 19,5 kilos por año y por persona.

La carne ovina está realmente muy por detrás, desde que su consumo en la Argentina es de apenas unos 2 kilos por año y por persona. Muy poco.

En un país críticamente enfermo de inflación galopante, el precio de la carne vacuna aumentó, desde julio del año pasado, un 61,7%; el de la carne aviar un 64,3%; y el de la carne de cerdo, un 96,4%. Todo por encima de la inflación.

Increíble “tener que vivir así”, sobre todo para quienes, atónitos por supuesto, nos miran con curiosidad desde miradores instalados fuera de nuestro país. ¿Quién te ha visto y quién te ve? ¿O no es así?

(*) Ex Embajador de la República Argentina ante las Naciones Unidas.

 

¿Que te parece?
Me gusta ¡Amo esto! Muy divertido Wow! Es triste Me enoja
33

Compartir