EL DIARIO

Martes, 27 de Octubre del 2020

Medio Oriente: los palestinos están ante una encrucijada

Por Emilio Cárdenas, el 16 octubre, 2020

¿Que te parece?
Me gusta ¡Amo esto! Muy divertido Wow! Es triste Me enoja
2

 

Emilio Cárdenas

Emilio Cárdenas

Los acuerdos recientemente alcanzados por Israel con los Emiratos Árabes y Bahréin han tenido un impacto claramente adverso en las expectativas de los palestinos de poder resolver su conflicto con Israel, en Medio Oriente, a través de la solución que se conoce como la de “los dos Estados”. Ambos acuerdos reconocen al Estado de Israel como tal, razón por la cual las contrapartes e Israel normalizarán sus relaciones diplomáticas con ese país, rápidamente. Nada se dice, en cambio, acerca de la suerte que –en más- correrán los palestinos, que han quedado visiblemente de costado y notoriamente desairados.

Los acuerdos referidos sugieren que los países del Golfo han dejado ya de considerar a Israel como un país enemigo, lo que supone que la prioridad que venían asignando a la “Cuestión Palestina” ha quedado ahora postergada. La gran razón para su cambio de actitud es que la belicosa Irán ha reemplazado –en la región del Golfo- a Israel como el gran y principal enemigo de los países árabes.

 Los palestinos –como grupo- sufren ahora una enorme frustración y su capacidad de influir decisivamente en el proceso de paz de Medio Oriente ha quedado muy lastimada. Por esto se sienten traicionados en momentos en los que, además, la administración del presidente Donald Trump parece apoyar abiertamente a Israel, como nunca hasta ahora. Por ello, los palestinos deben revisar urgentemente sus posibilidades y toda su estrategia. Sus dirigentes los encerrado en una difícil encrucijada, que deberán tratar de superar.

Recordemos que las autoridades palestinas controlan –con fragilidad congénita- casi la mitad del territorio llamado de la “Margen Occidental”. No es poco. Han sido, por lo demás, poco claras, inflexibles y hasta corruptas.

Los jóvenes palestinos hoy están profundamente desalentados respecto de un liderazgo obviamente fracasado. La rivalidad entre Hamas y Fatah ha resultado muy dañina, pero lo cierto es que hasta ahora los palestinos no han podido superarla.

Una encuesta reciente sugiere que el 62% del pueblo palestino supone ahora que la solución de “los dos Estados” ya no es factible.

La mayoría cree –en cambio- que el veterano presidente Mahmoud Abbas debe renunciar. Pero Abbas no ha estado nunca, ni parece estarlo, dispuesto a dejar el centro del escenario regional. Durante los últimos 15 años ha conducido a la Autoridad Palestina. Autoritario, desde el 2006, cuando Hamas derrotara a Fatah, no ha convocado a elecciones, claramente por el temor (fundado) a ser duramente derrotado.

 Quizás sea el momento para que los palestinos reconsideren la conducción en la que han confiado en los últimos años. Por ello algunos llaman a que convoquen a elecciones internas sin demora, de modo de poder contar con representantes que luzcan legitimados.

Además, debieran analizar en profundidad la nueva realidad y las opciones que de ella se derivan, que son distintas de aquellas previas a los Acuerdos de Oslo, de la década del 90.

 El escenario ha cambiado drásticamente. El liderazgo palestino ha sido hasta ahora intransigente, lo que le ha jugado en su contra. Arrinconado por esa equivocada actitud, ha perdido oportunidades que se han evaporado. La coordinada acción conjunta del presidente norteamericano, Donald Trump, y del primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu ha terminado debilitando fuertemente al liderazgo palestino.

Por todo lo antedicho, la hora de reestructurar sus autoridades y de revisar, en profundidad, su estrategia parece haber llegado para los palestinos. En el futuro inmediato deberán ser lo más realistas posibles. Y tener en cuenta que Israel ha acumulado en los últimos años triunfos tras triunfos en la exitosa gestión de sus propios intereses, éxitos que, sumados, han conformado una realidad que ha llegado para quedarse. Ella debe ser reconocida y tenida en cuenta. De pronto, la región toda es bien diferente.

(*) Ex Embajador de la República Argentina ante las Naciones Unidas

¿Que te parece?
Me gusta ¡Amo esto! Muy divertido Wow! Es triste Me enoja
2

Compartir