EL DIARIO

Miercoles, 23 de Setiembre del 2020

La estrategia francesa para salir del parate económico provocado por la pandemia del Coronavirus

Por Emilio Cárdenas, el 31 agosto, 2020

¿Que te parece?
Me gusta ¡Amo esto! Muy divertido Wow! Es triste Me enoja
3

 

 

Emilio Cárdenas

Emilio Cárdenas

El gobierno francés ha recientemente anunciado que nada menos que unos 100 billones de euros se dedicarán, rápidamente, a procurar revigorizar la economía gala, ciertamente afectada por el impacto de la dura y extendida pandemia del llamado “Coronavirus”, en lo que denomina -muy gráficamente- un plan de “relanzamiento masivo de su economía”.

Muchos de los detalles específicos del paquete de medidas aún se desconocen, pero lo que está bien claro es que, lejos de proponer la adopción de nuevos impuestos -como en cambio está sucediendo en nuestro medio, con la propuesta de un legislador de notorio pasado marxista, que claramente tiene otros objetivos políticos en mente- la idea prevaleciente en Francia es bien otra: es la de inyectar (no sustraer) fondos frescos en la economía y promover así la inversión como eje de la estrategia con la que se buscará aumentar el deprimido nivel actual de la actividad económica gala.

A lo que se suma una baja (no una suba) de la presión fiscal. Incluyendo, concretamente, la disminución de los impuestos a la propiedad, al valor agregado y a las sociedades.

Todo esto, mientras la pandemia está aún muy lejos de haber sido controlada. Tratando de reemplazar el inmovilismo con medidas específicas que apuntan todas a la promoción de la actividad económica y no a aumentar la sofocante presencia del Estado, cuando compite con los privados, ni a aumentar el empleo público. Mientras las clases se reinician y el verano va quedando ya atrás.

El Primer Ministro, Jean Castex, explica la estrategia señalando que el objetivo perseguido es el de “evitar una cuarentena, cuyo costo y consecuencias son incalculables”. Clarísimo y valiente. Sin dejar por ello de lado el uso obligatorio de los barbijos para los mayores de once años y los cierres, ya dispuestos, de los bares y restaurantes.

A todo lo que se suma el adicional de un fuerte apoyo financiero, con préstamos bancarios garantizados por el Estado y una tasa máxima de interés anual del 3%, por un volumen total del orden de los 300 billones de euros y plazos de repago que son del orden de los siete años.

Para tener en cuenta, en momentos en que algunos, por sus propias y evidentes razones ideológicas, están aconsejando hacer precisamente todo lo contrario entre nosotros.

(*) Ex Embajador de la República Argentina ante las Naciones Unidas.

¿Que te parece?
Me gusta ¡Amo esto! Muy divertido Wow! Es triste Me enoja
3

Compartir