EL DIARIO

Miercoles, 2 de Diciembre del 2020

La Venezuela “Bolivariana” colma, una vez más, la capacidad de asombro del mundo

Por Emilio Cárdenas, el 23 julio, 2020

¿Que te parece?
Me gusta ¡Amo esto! Muy divertido Wow! Es triste Me enoja
311

 

Emilio Cárdenas

Emilio Cárdenas

Los Estados Unidos están ofreciendo una fuerte recompensa, de cinco millones de dólares, a quien provea información que permita la detención de un venezolano más que está siendo ahora buscado por sus autoridades. Un poco menos que lo que tiene que ver con la recompensa ofrecida por Nicolás Maduro, por cuya detención se pagan, en cambio, quince millones de dólares.

Me refiero a un casi desconocido en el exterior, un tal Maikel Moreno. A primera vista, esa rara circunstancia no llama demasiado la atención, porque, después de todo, los líderes de ese desgraciado país caribeño son tenidos, por muchos, como personajes muy cercanos y vinculados íntimamente con el narcotráfico, el fraude, distintos delitos, y la práctica que se conoce como “lavado de dinero”.

Pero ocurre que, créase o no, ese mencionado sujeto es nada menos que el mismo presidente de la Suprema Corte venezolana. El más alto escalón judicial del país, allí llamado Tribunal Supremo de Justicia. Es increíble, pero en la hoy delictiva Venezuela, todo es absolutamente posible. Hasta este grotesco -e inédito- escándalo. A la vista de todos.

Moreno es, increíblemente, el presidente del más alto tribunal judicial venezolano desde febrero de 2017. Su cometido es bien claro: anular sistemáticamente todas las normas emitidas por la Asamblea Nacional venezolana que está dominada por la oposición. Una tras otra. Casi mecánicamente. Descaradamente, por cierto.

El mencionado letrado, Maikel Moreno, está ya siendo procesado -por lavado de dinero- en los tribunales judiciales del estado norteamericano de Florida.

Suele, curiosamente, fotografiarse vistosamente ataviado con la clásica túnica roji-negra que corresponde al cargo que detenta en la actual dictadura venezolana. A la manera de presunto prócer. Orgulloso.

Las sanciones norteamericanas, sin embargo, al menos le impiden a Moreno poder viajar despreocupadamente por el mundo, desde que puede ser detenido en cualquier aeropuerto, por las autoridades migratorias del país que, de pronto, visite en busca de usar el dinero mal habido, para vivir con él como si fuera un rey. Para la historia de los Poderes Judiciales del mundo entero. Y ciertamente también para el “Guiness Book of Records”.

(*) Ex Embajador de la República Argentina ante las Naciones Unidas.

¿Que te parece?
Me gusta ¡Amo esto! Muy divertido Wow! Es triste Me enoja
311

Compartir