EL DIARIO

Miercoles, 5 de Agosto del 2020

Mireille Knoll, otra víctima inocente del odio antisemita

Por Emilio Cárdenas, el 15 julio, 2020

¿Que te parece?
Me gusta ¡Amo esto! Muy divertido Wow! Es triste Me enoja
10

 

Emilio Cárdenas

Emilio Cárdenas

El flagelo del antisemitismo, desgraciadamente, no ha muerto en nuestro mundo de hoy. Tampoco en Francia, donde sobrevive, alimentado por el odio y los resentimientos. Como siempre.

El 34% de los judíos que hoy viven en Paris se siente, por ello, claramente amenazado. Una de sus víctimas más recientes ha sido una totalmente indefensa octogenaria que vivía en Paris, sola y duramente afectada por el Mal de Parkinson. Una de aquellas personas que, de algún modo son, por su fragilidad y soledad, en rigor de verdad, un poco abuelas de todos.

Mireille murió apuñalada, cobardemente, en el 2018. Por dos jóvenes árabes, a los que la justicia francesa está ahora juzgando. Hablamos de Yacine Mihoub, de 30 años, y Alex Caminbacus, de apenas 25 años. Ambos la hirieron sádicamente, once veces, para quitarle la vida.

Mihoub había sido vecino de piso de Mireille, nada menos que por espacio de ocho años. Ambos jóvenes tenían antecedentes penales por narcotráfico y robos, entre otras aberraciones, incluyendo el peligroso y amenazador delito de “apología del terrorismo”, razón por la cual, la policía los tenía, de alguna manera, identificados y vigilados. Pero desgraciadamente, según queda visto, no lo suficiente.

En su interior, los dos tenían -y compartían- el odio racista profundo que los consumía e incendiaba, como a tantos.

La muerte de Mireille Knoll demuestra, una vez más, que el antisemitismo no ha desaparecido y que sigue siendo un mal salvaje y gravísimo, que deriva en atentados y ataques mortales. Razón por la cual, frente a él, nunca debemos bajar la guardia, ni dejar de estar alertas y vigilantes.

(*) Ex Embajador de la República Argentina ante las Naciones Unidas.

¿Que te parece?
Me gusta ¡Amo esto! Muy divertido Wow! Es triste Me enoja
10

Compartir