EL DIARIO

Martes, 11 de Agosto del 2020

Economía prepara medidas de apoyo a empresas de mayor porte

Por El Diario, el 17 junio, 2020

¿Que te parece?
Me gusta ¡Amo esto! Muy divertido Wow! Es triste Me enoja
1

Ministra de Economía Azucena Arbeleche - Foto MEF

Ministra de Economía Azucena Arbeleche – Foto MEF

Este martes 16 de junio la ministra Azucena Arbeleche destacó en una conferencia organizada por el BID que en esta etapa el foco ha estado “especialmente en la provisión de toda la liquidez que sea necesaria para las empresas” y por eso “hemos mejorado y ampliado enormemente el esquema actual de crédito para las pequeñas y medianas empresas a través de la ANDE y también estamos trabajando en un nuevo esquema de créditos con garantías para las empresas de mayor porte”, publicó el MEF en su página web.

Arbeleche participó de la apertura de la conferencia denominada Aire para el sector productivo junto al representante del BID en Uruguay Matías Bendersky, y luego desarrollaron los temas la presidenta de la Agencia Nacional de Desarrollo Carmen Sánchez, el presidente del Banco República Salvador Ferrer, el presidente de la Asociación de Bancos Privados del Uruguay Horacio Correge, y el jefe de la División de Conectividad, Mercados y Finanzas del BID Juan Ketterer.

En su intervención, la ministra Arbeleche expresó que “para nosotros es una buena oportunidad para compartir cuál ha sido la respuesta del gobierno en estos tres meses que hemos convivido con el coronavirus”.

“Partimos en la tarde del 13 de marzo cuando nos enteramos de los primeros casos de Covid-19 y el gobierno declara ese día el estado de emergencia sanitaria. El 18 de marzo ya estábamos anunciando un punto que para nosotros fue crucial durante todo este tiempo y que es la importancia de mantener los motores de la economía funcionando”, indicó.

“Tempranamente de esa manera marcamos la postura de que el camino no era la cuarentena general sino mantener la economía funcionando, aunque fuera con un ritmo lento”, prosiguió Arbeleche.

“Obviamente que la incertidumbre sobre la duración, la profundidad, de la crisis sanitaria y por lo tanto de lo que sería posteriormente y de forma casi paralela a la crisis económica y social, era muy grande. Era muy difícil pronosticar de lo que estábamos hablando. Hoy podemos decir que esto está más acotado, pero de todas maneras existe la incertidumbre. Pero hay un punto que nosotros tuvimos muy claro desde el inicio, que fue nuestro diagnóstico sobre cómo interpretábamos la crisis.”

“De entrada dijimos que lo veíamos como un shock agudo y transitorio, y sobre esa visión, que iba a tener un impacto importante pero que a su vez era transitorio porque veíamos que al final de esto había una luz, y poner todos los recursos que fueran necesarios para atender por un lado la emergencia sanitaria y social, y por otro lado inyectar toda la liquidez que sea necesario para las empresas, con un foco especial para las empresas más pequeñas. Las micro, medianas y pequeñas empresas”, sostuvo la secretaria de Estado.

“Es importante tener en cuenta que nuestro equipo había sido muy enfático sobre la importancia de las mipymes (micro, pequeñas y medianas empresas) aun desde antes de asumir el gobierno, en el entendido que son la mayor parte de las empresas en Uruguay y que el aporte que se hace al producto es muy importante -aproximadamente un 40 por ciento-, y también en términos de empleo, que es el principal desafío que hoy tenemos. Las mipymes proveen casi las dos terceras partes de lo que es el empleo en el sector privado. El foco estuvo, desde antes de asumir el gobierno, en las mipymes. Una vez que asume esta Administración, que además tenemos la epidemia encima, es todavía mucho más importante el apoyo que estas empresas tienen que tener”, dijo.

“Por lo tanto las medidas que se tomaron, por un lado, en lo sanitario, se movilizaron todos los recursos para poner un sistema de salud fuerte que pudiera mitigar la propagación del coronavirus, y también en preparación a lo que esperábamos iba a ser una fase crítica de pensar en la provisión de camas en los CTI, en los respiradores, que no hemos llegado a esa situación y esperemos que no lleguemos.”

“Y por otro lado medidas sociales, que tienen que ver por un lado con la protección de los sectores más vulnerables, y luego medidas en particular las que se tomaron con el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, para apoyar a las empresas y a los trabajadores. Medidas que tienen que ver con los seguros de paro en particular, en este caso para la población de riesgo -que eran las personas mayores de 65 años-, con algunas medidas que tienen que ver con transferencias a la Caja de Jubilaciones y Pensiones Profesionales, para aquellos profesionales de la salud que no tenían una cobertura por el sistema del BPS, y medidas que tienen que ver con el apoyo directo a los trabajadores como es el instrumento del seguro de desempleo parcial, que lo hemos extendido. La medida la estamos revisando mensualmente con el ministro de Trabajo, pero encontramos en este instrumento un apoyo importante para los trabajadores y también para las empresas”, expresó la ministra.

Y añadió: “Porque permite que también la empresa le pague parte del trabajo a la persona y el resto de tiempo que la persona no está necesitada de trabajar en la empresa recibe un apoyo estatal. O sea que realmente encontramos un buen instrumento en el seguro de desempleo parcial para apoyar empresas y apoyar a las personas”.

En lo económico se tomaron medidas de apoyo que tuvieron que ver con prórrogas de aportes patronales al BPS y a algunos subsidios para las empresas más pequeñas, las unipersonales, las sociedades personales y las cooperativas que tuvieran hasta 10 dependientes. El 19 de marzo anunciamos algunas prórrogas que tiene que ver con el pago de impuestos, pero la gran medida -cuando nos jugamos todo para apoyar en particular a las empresas que están en una situación que pueden caer si no tienen ese apoyo- es la disponibilidad de líneas de crédito con garantías a través del Sistema Nacional de Garantías. Recordemos entonces que el 13 de marzo se anunció el comienzo de la epidemia y hacemos los primeros pasos para combatir el Covid, pero el 19 de marzo estábamos anunciando bien claramente la disponibilidad de 2.500 millones de dólares, a través de la Agencia Nacional de Desarrollo (ANDE), de crédito con garantía. Esa cifra lucía muy impactante, pero no resultó una cifra disparatada”.  “Nosotros queríamos trasmitir bien claramente que el gobierno estaba para apoyar todo lo que fuera necesario para que las empresas tuvieran la liquidez necesaria”, subrayó la ministra.

“Era importante el problema de la falta de liquidez, que estaba atravesando y que iba a empezar a atravesar la economía con esta situación de epidemia no se convirtiera en una situación de iliquidez”, explicó.

“La iliquidez había que enfrentarla para que no se convirtiera en una situación en donde las empresas tenían que terminar cerrando y con problemas de solvencia. Por eso fue clave seguir este camino para transitar la crisis, el apoyo incondicional porque realmente el monto es muy significativo”, dijo.

“Ahí es justo destacar el rol que han tenido los organismos multilaterales de crédito en general, y en particular el Banco Interamericano de Desarrollo. Me parece importante señalar que tenemos el esquema ese 19 de marzo que es de créditos garantizados por el Sistema de Garantías, que funciona en la Agencia Nacional de Desarrollo.”

“El acceso a este sistema, el SIGA, tiene algunas características en cuanto a la facturación y a la cantidad de empleados que tienen que tener las empresas, apunta a las pequeñas y medianas empresas, pero es importante que también estamos trabajando con la ANDE y con el Banco República en la construcción de un nuevo esquema de créditos garantizados también por el SIGA pero para empresas de mayor porte”, anunció Arbeleche.

Hoy observando el tiempo transcurrido vemos que falta un nicho de atención a estas empresas que son de mayor porte. Esperemos en los próximos días estar dando los detalles de este nuevo sistema, que va a funcionar dentro de la ANDE pero tendrá algunas características distintas y apunta a un grupo de empresas más grandes.”

“Lo importante es acompañar con liquidez para que las empresas puedan transitar todo este tiempo de crisis sanitaria que se ha trasladado a una situación económica.

Sabemos que más allá del coronavirus, de la crisis, que por suerte estamos ya mirando el fin de la misma hay desafíos que enfrentan las pequeñas y medianas empresas y obviamente desde el equipo económico estamos observando cómo transcurre esta crisis, pero mirando cómo va a ser la vida de estas empresas una vez pasada la crisis sanitaria y mirando lo que son temas estructurales que todavía quedan pendientes”, subrayó la ministra.

“Entre los desafíos que todavía permanecen está el acceso al crédito de forma normal, estamos hablando de instrumentos para la emergencia, necesitamos focalizarnos en tener un financiamiento para épocas normales, y que ese financiamiento esté muy claro para todo el público, porque si existen instrumentos pero no los conocemos es lo mismo que no existieran.”

“También estamos trabajando, tenemos la mirada para tener una ventanilla única, en donde las pymes no tengan que ir a distintos mostradores sino que se brinde toda la información en un solo lugar. Y obviamente estamos atendiendo a los problemas de la competitividad en general pero que tienen impacto muy especial por el coronavirus. Esto tiene que ver con estabilidad macroeconómica, en tener una inflación dentro del rango meta, tener una inflación dentro del rango meta, el tener finanzas públicas más ordenadas, porque al final ese mayor gasto fiscal repercute en una mayor carga tributaria para las empresas -de vuelta las más pequeñas son las que lo sufren más- y en ese sentido la propuesta y el diseño de una regla fiscal en la ley de urgente consideración es un avance importante”, expresó la ministra.

“Un tema pendiente tiene que ver con la carga tributaria y en ese sentido hemos avanzado en la ley de urgente consideración, en lo que es cambiar la forma de facturar de las empresas denominadas literal E”, indicó.

“Finalmente, un tema pendiente no menor tiene que ver con los acuerdos comerciales, donde muchas veces las pequeñas empresas no han sido los actores relevantes y entendemos que tienen que tener un lugar especial para que el mercado de estas empresas no se limite a lo nacional y que también tengan una oportunidad de acceder al mundo.”

“En síntesis, queríamos mostrar el foco que habíamos tenido en lo económico para transitar la pandemia y ese foco ha estado especialmente en la provisión de toda la liquidez que sea necesaria para las empresas. Es por eso que hemos mejorado y ampliado enormemente el esquema actual de crédito para las pequeñas y medianas empresas a través de la ANDE y también estamos trabajando en un nuevo esquema de créditos con garantías para las empresas de mayor porte.”

“No es menos importante trasmitirles que estamos pensando en cambios de fondo para la etapa de lo que será un normal funcionamiento luego de que pase la epidemia y que ahí el mensaje es bien claro: los motores de la economía son el sector productivo, las empresas, son los trabajadores y ahí es donde el gobierno se ha jugado todo y está apoyando en todo lo que pueda para transitar esta epidemia y para luego ubicar a las empresas en una situación cómoda una vez pasada la epidemia”, culminó Arbeleche.

Fuente MEF

¿Que te parece?
Me gusta ¡Amo esto! Muy divertido Wow! Es triste Me enoja
1

Compartir