EL DIARIO

Jueves, 4 de Junio del 2020

Sócrates y Poncio Pilatos estuvieron en cuarentena?

Por María Gracia Inzaurraga, el 16 mayo, 2020

¿Que te parece?
Me gusta ¡Amo esto! Muy divertido Wow! Es triste Me enoja
401
María Gracia Inzaurraga

María Gracia Inzaurraga

En estos meses de confinamiento hemos escuchado como atentos espectadores miles de reglas impuestas y autoimpuestas de como transitar la situación de confinamiento necesario para no quedar expuestos al patógeno Covid-19, que tiene en vilo al mundo entero.

A tres meses de la aparición de este nos preguntamos: que pasó en China para que nosotros estemos así.
Las respuestas son varias y de muchos especialistas en el tema, pero parece que siempre volvemos a foja cero cuando tratamos de entender por qué muere la gente de un virus que nadie conoce, que agrede por demás y que va mutando según algunos, pero que tampoco es seguro.
Lo que si ha logrado es unirnos por un tiempo en un mismo objetivo y borrar de un plumazo todo tipo de información que antes consumíamos por otra mas amarillista, que nos mantiene literalmente como soldados parapetados en la trinchera hasta nuevo aviso.
Pero ese aviso está demorando mucho y ahí entra a actuar la incertidumbre, mas laboral que otra cosa, porque hay que comer y en otros muchos lados ya directamente no se come.
También hemos sido inquisidores barriales, denunciando en las redes a todo aquel que cruzó la “línea”, léase: bajar a la playa a caminar, ir al super por demás o al parque a respirar un poco
La desinformación no es para nada aconsejable en tiempos normales, pero si el lector quiere transitar esta cuarentena sin caer en la paranoia, deberá hacer uso de ella para purificar su cerebro de todo tipo de consejos que van desde advertencias apocalípticas, virus importados del espacio, cientos de infectólogos locuaces y dudosos, videos con toda clase de consejos para sortear el virus y miles de horas de tv que llegan a ser una real pesadilla a la hora de usar el sentido común, que dicen, es el menos común de los sentidos…entonces la única forma sería desconectarse literalmente.
Con este cúmulo de información, al correr los días y ya casi 4 meses, la gente arma sus propias ideas, como que China contagió al mundo con sus “mercados del terror” en Wuhan, donde todo tipo de patologías podrían haber salido de ahí en miles de años pero que parecería mas sensato creer que salieron de laboratorios de investigación, presentes en esa misma localidad y se expandió la carga viral a toda la región con mas de 11.000.000 de habitantes.
O la idea de una guerra bacteriológica entre los dos monstruos financieros, que ya es sabida su competencia mediática y real para dominar los mercados, podría ser otra.
También se teje la idea de que Europa y Estados Unidos, siempre socios en coalición y gravemente contagiados, lo están porque son países fuertes y China debe derribarlos para seguir su raid de dominio tecnológico y por ende económico.
O la descabellada para unos y muy cierta para otros: una conspiración de Soros, Bill Gates y Rockefeller que valiéndose del socialismo enquistado en Estados Unidos, Europa, América y con China de acuerdo, organicen algo así como un Nuevo Orden Mundial,
Pero como nadie nos da la seguridad de lo que pasa realmente hoy en día, cada uno de nosotros llega a la conclusión que quiere o puede, o a la que llegó el filósofo Sócrates en el siglo V a.c., “Solo sé que no se nada”; pero de lo que sí podemos estar seguros es que debemos “lavarnos las manos” como lo hizo el romano prefecto de Judea, Poncio Pilatos, hace 2020 años
¿Que te parece?
Me gusta ¡Amo esto! Muy divertido Wow! Es triste Me enoja
401

Compartir