EL DIARIO

Jueves, 4 de Junio del 2020

“Mambrú se fue a la guerra”

Por Emilio Cárdenas, el 14 mayo, 2020

¿Que te parece?
Me gusta ¡Amo esto! Muy divertido Wow! Es triste Me enoja
1

 

Emilio Cárdenas

Emilio Cárdenas

Nicolás Maduro es obviamente un duro dictador. Y, además, un presunto presidente venezolano, cuya representatividad es -en rigor de verdad- falsa, desde que tiene que ver con elecciones que fueron claramente ilegales y sumamente amañadas y que, naturalmente, generaron resultados electorales groseramente manipulados. Esto es, simplemente: mendaces.

Su personalidad es muy poco atractiva, porque es la clásica del matón. La del agresivo patotero. Es, esencialmente, un incansable provocador y un notorio camorrero, por naturaleza.

Su conducta se nutre en la fea costumbre de amedrentar y en el lamentable arte de amenazar, característicos de un ciertamente repulsivo modo de actuar.

Por esto, la verdad es muy otra. Maduro es apenas un mal “títere” de Cuba y de Rusia. Y un socio comercial importante de China. Y, con sus socios políticos locales más cercanos, encabeza un peligroso “narco-estado”. Para la región, Maduro y los suyos son una grave amenaza constante y, por esto, no se les puede sacar los ojos de encima. Nunca.

Ahora, insólitamente, se está peleando abiertamente con Francia.

Desde el 2 de mayo pasado, no se puede acceder físicamente a la embajada francesa en Caracas, donde reside el embajador francés hoy asediado: Romain Nadal. Porque los servicios de inteligencia venezolanos (manejados, milimétricamente, desde Cuba, esto es por la SEBIN) lo impiden, de hecho.

Además, el gobierno venezolano ha cortado los servicios de agua potable, gas y de electricidad de esa residencia, que tiene -felizmente- un generador diesel, con el que puede suministrar algo de corriente eléctrica, aunque tan sólo por espacio de algunos pocos días.

Todo ello porque, según el número dos de los “bolivarianos”: Diosdado Cabello, existe el rumor de que quien es, en rigor, el verdadero presidente de Venezuela -el que ha sido reconocido por Francia y por nuestro propio país- Juan Guaidó, podría de pronto intentar refugiarse en esa sede diplomática, para evitar ser ilegalmente detenido por Nicolás Maduro y sus secuaces más cercanos.

Esas medidas restrictivas obviamente son una abierta violación de la conocida -y generalmente respetada- “Convención de Viena”, que gobierna universalmente las relaciones diplomáticas entre los Estados.

Curiosamente, la petrolera “Total”, de Francia, es hoy el mayor inversor extranjero en Venezuela.

En Francia está, recordemos, preso el temible terrorista venezolano llamado: Carlos, “El Chacal” (Ilich Ramírez Sánchez), a quien el fallecido dictador, Hugo Chávez, denominaba, cínicamente: “distinguido compatriota”.

La Cancillería de Francia, como naturalmente corresponde, ha expresado públicamente su total rechazo al grotesco acoso “bolivariano”. La acompañamos, por cierto.

(*) Ex Embajador de la República Argentina ante las Naciones Unidas.

¿Que te parece?
Me gusta ¡Amo esto! Muy divertido Wow! Es triste Me enoja
1

Compartir