EL DIARIO

Jueves, 27 de Febrero del 2020

Fiscalía archiva causa contra el Intendente de Colonia Carlos Moreira

Por El Diario, el 5 febrero, 2020

¿Que te parece?
Me gusta ¡Amo esto! Muy divertido Wow! Es triste Me enoja
Fiscalía archivó caso contra Intendente Carlos Moreira - Foto Intendencia Colonia

Fiscalía archivó caso contra Intendente Carlos Moreira – Foto Intendencia Colonia

Luego que la fiscalía de Colonia solicitara el archivo de la investigación que le seguía al Intendente Carlos Moreira, la Convención Departamental del Partido Nacional aprobaba las candidaturas del Jefe comunal y de Ricardo Planchón y el aviador civil Eduardo López de Cabildo Abierto.

La Fiscal Letrada de Colonia, Eliana Travers, solicitó a la Justicia el lunes 3 de febrero el archivo de las investigaciones contra el intendente de Colonia, Carlos Moreira, por la presunta renovación de pasantías a cambio de favores sexuales, informó en su web la Fiscalía General.

De acuerdo con el dictamen de la fiscal Travers, en el curso de la investigación se concluyó que los audios que tomaron estado público fueron editados y que no surgieron otros “elementos objetivos suficientes” que permitan imputar a Moreira las figuras de concusión, abuso de funciones en casos no previstos especialmente por la ley o abuso sexual en grado de tentativa.

La Fiscal Travers señaló en su dictamen que “No es posible, a este criterio y salvo otras resultancias, inferir a través del conjunto de evidencias recogidas en la investigación, y del contenido de los audios que vienen de referirse, cuya manipulación y edición fue admitida por uno de los interlocutores, que el Dr. M. conjugó el verbo nuclear del tipo penal aludido ut-supra. Esto es, compeler o inducir a G., mediante abuso de su calidad de tal (valiéndose de su condición de Intendente) o del cargo que desempeña (excediéndose en los límites de su competencia), a darle o prometerle dar indebidamente, dinero u otro provecho, siendo en el caso puntual, relaciones sexuales. En el concepto de concusión se encuentra ínsita la idea del temor infundido mediante el poder público, y es unilateral, ya que es el funcionario que compele a otro con el poder que emerge de su autoridad.
La iniciativa es del funcionario público, quien logra generar un temor o miedo en el otro, siendo presupuesto de la conducta el “abuso de la calidad de funcionario o del cargo desempeñado”.
En el caso examinado se releva que fue la Edila Departamental, integrante del Legislativo, sin corresponder al ejercicio de su función, quien llamó telefónicamente al Intendente y le solicitó renovación de pasantía para tercera persona.
Los verbos nucleares del tipo penal examinado son “compeler o inducir”. El primero de ellos da lugar a la concusión violenta y el segundo de ellos a la fraudulenta.
“De este modo, el delito de concusión se comete constriñendo o forzando la voluntad siempre que ello suponga un miedo a la autoridad y se resuma en una coacción moral. El funcionario concusador hace que se le tema por miedo a la autoridad que supone su cargo, pudiendo generar que el otro le dé o le prometa algo indebido.
“En la concusión fraudulenta el funcionario público engaña al otro haciéndole creer que en realidad debe dar o prometer dinero u otro provecho al funcionario. El verbo nuclear es inducir, que refiere a una persuasión mediante sugestiones o mentiras, o cualquier medio idóneo para lograr el fin.
“En el caso específico se descarta la inducción, puesto que no surge de los hechos investigados que haya existido un engaño, sugestión o mentira de parte del denunciado que pudiera hacer creer a G. que debía dar o prometer dar algo al Intendente para la prórroga de una pasantía, teniendo a su vez G., por su calidad de tal, conocimiento del régimen para ello.

“En cuanto a la concusión mediante el compelimiento, no existen elementos objetivos suficientes para sostener que el denunciado haya compelido a G. mediante abuso de su calidad de tal o de su cargo, esto es, constreñir o forzar la voluntad de G., generándole miedo a la autoridad y coacción moral para dar o prometer lo indebido.

“En cuanto al ejercicio de poder o superioridad, debe tenerse en cuenta que el Intendente integra el Ejecutivo, y por su parte la Edila, el Legislativo Departamental.
Asimismo que, de la evidencia recabada, surge que existió un vínculo sentimental entre ellos, que no es posible determinar la fecha cierta de las grabaciones, pero sí que se trata de audios editados, y que existieron varias grabaciones de conversaciones entre ambos, efectuadas por G.

“Por su parte, las conversaciones grabadas y aportadas por G. como “las originales”, son de mayor extensión, a partir de las cuales se crearon los audios públicos, y fueron a iniciativa de G., mediante las que se demuestra un vínculo de confianza mutuo, en tópicos variados y en términos cordiales, comunicaciones que eran habituales entre ellos, según informe del tráfico de llamadas ya relacionado.

“Dentro de las conversaciones que la misma mantenía con el Intendente, le solicita a aquel la renovación de pasantías. Estas renovaciones las solicitó para terceras personas, que según manifestó en Sede Fiscal, no son familiares ni amigos, lo que, por sí solo, la negativa para su renovación, podría decirse que no constituye un apremio para G.

“Por lo expuesto, a nuestro criterio, del conjunto de elementos relacionados con anterioridad, no surgen elementos objetivos suficientes de la adecuación típica, y ello por cuanto no es posible, salvo otras resultancias, mediante las manifestaciones del imputado, enmarcadas en su contexto, inferir el compelimiento o inducción requerido, y su realización con abuso del cargo, ni que exista una amenaza idónea, capaz de coartar a la persona en su libre expresión y determinación, o intimidarla para que obre compelida y atrapada por el ejercicio de poder y superioridad, para dar o prometer dar”.

 

¿Que te parece?
Me gusta ¡Amo esto! Muy divertido Wow! Es triste Me enoja

Compartir