EL DIARIO

Domingo, 5 de Julio del 2020

La importancia de un periodismo sin fronteras

Por María Gracia Inzaurraga, el 4 febrero, 2020

¿Que te parece?
Me gusta ¡Amo esto! Muy divertido Wow! Es triste Me enoja
119
María Gracia Inzaurraga

María Gracia Inzaurraga

Aún resuena en las mentes de los que vivieron los acontecimientos de aquel 25 de enero de 1997, la frase: “No se olviden de Cabezas”.

Icónica, si las hay.

José Luis Cabezas fue un reportero gráfico argentino que cometió la”indiscreción” de tomarle una foto al, en ese momento, misterioso empresario vinculado al poder menemista, quien guardaba muy bien su identidad al punto que llegó a decir:”Sacarme una foto a mí es como pegarme un tiro en la frente”

Esa foto del empresario con su esposa en las playas de Pinamar en el verano del 96, supuestamente le costaría la vida al fotógrafo un año después y así caería un velo negro sobre el periodismo argentino que no tenía antecedentes de violencia extrema en épocas de democracia.

José Luis Cabezas fue y aun es un símbolo de la investigación de la corrupción y la ruptura social a la que conlleva ésta, pudiendo ser tomado y estaría bien hacerlo, como un mártir referencial para explicar la terrible situación de muchos trabajadores de medios que mueren en situaciones que nada tienen que ver con un enfrentamiento armado o una guerra declarada.

En latinoamérica el número de asesinatos a periodistas es alarmante.

Por ejemplo, solamente en México desde el año 2000 al menos 144 periodistas han sido asesinados, número solo comparable al de Siria, un país en plena guerra.

Andrés Manuel López Obrador presidente de México aseguró que pondría fin a los asesinatos a periodistas luego de ser investido, sin embargo al menos cinco periodistas han muerto desde que asumió el cargo.

La muerte a tiros de Rafael Murúa, primer periodista asesinado en el 2019 cuya desaparición fue denunciada por Reporteros Sin Fronteras, muestra la ineficacia del organismo gubernamental de protección para reporteros y activistas, donde se suponía contaba con protección.

México se encuentra en la lista negra de las organizaciones de protección y parecería que al igual que el caso Cabezas, las mafias enquistadas en el poder pudieron “liberar zonas” con la ayuda de comisarios, alcaldes, policías y otros operadores afines, para que los asesinatos se llevaran a cabo.

En el caso del reportero argentino, los culpables cumplieron penas menores y hoy gozan de libertades obscenas.

Para Reporteros Sin Fronteras América Latina esta en rojo porque a diferencia del Medio Oriente, todas estas muertes se dan en un contexto de democracia y se percibe como algo que seguirá creciendo en función de la corrupción que impere en las instituciones.

La defensa de la libertad de prensa debe ser la preocupación primera de cualquier país que se precie de serlo.

El filósofo Noam Chomsky dice a propósito de esto: Si no creemos en la libertad de prensa de aquellos que despreciamos, no creemos en ella en absoluto.

¿Que te parece?
Me gusta ¡Amo esto! Muy divertido Wow! Es triste Me enoja
119

Compartir