EL DIARIO

Jueves, 27 de Febrero del 2020

Apuntan contra Benjamín Netanyahu

Por Emilio Cárdenas, el 22 enero, 2020

¿Que te parece?
Me gusta ¡Amo esto! Muy divertido Wow! Es triste Me enoja

 

Emilio Cárdenas

Emilio Cárdenas

Dese hace rato se sabía que, en algún momento, el actual primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, iba a ser acusado por los fiscales de su país de haber cometido algunos pretendidos delitos. Concretamente, de corrupción, fraude y abuso de confianza. Lo que está lejos de ser un tema menor.

Netanyahu siempre sostuvo, con firmeza, que esas acusaciones eran absolutamente falsas y que tenían, en rigor, una evidente “motivación política”, de índole persecutoria. Como también lo ha hecho, en paralelo, públicamente, la ex presidente de la Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, que enfrenta, ella también, al menos por ahora, nada menos que seis distintos procesamientos por corrupción ya iniciados en su contra, mientras otras tormentas similares parecen cernirse también sobre ella en el horizonte y en su derredor.

El tema más espinoso para Netanyahu es el que tiene que ver con la posible corrupción en torno a las normas del marco regulatorio de la telefonía israelí, para presuntamente favorecer -con retoques sospechosos- a un operador específico: Bezeq, obteniendo así, en contrapartida, el compromiso de asegurar una cobertura favorable para Benjamin Netanyahu en uno de los principales medios del país, contra ordenar, desde el Parlamento, recortes en la circulación de un medio rival y competidor del que ha sido convocado a la defensa de Netanyahu.

Otra acusación es la que imputa al millonario australiano James Packer y al empresario local Arnon Milchan, por presuntamente haber puesto a disposición del primer ministro israelí un “paquete” costoso de artículos de lujo, tales como: perfumes, cigarros, alhajas y pasajes para viajes al exterior, en lo que luce como una suerte de “intercambio de favores”.

Netanyahu no es una persona sin recursos. La revista Forbes calcula que su patrimonio es del orden de unos 12 millones de dólares, lo que llama la atención. Netanyahu ha reconocido que algunos amigos lo han ayudado a lo largo de una compleja carrera política que lo llevó a renunciar a hacer personalmente fortuna en el mundo de los negocios para, en cambio, servir a su país. Como debiera ser, por supuesto.

Por el momento, las acusaciones aludidas no parecen haber hecho demasiada mella en la imagen de Benjamin Netanyahu, que ciertamente continúa siendo la figura central de la política israelí.

 

(*) Ex Embajador de la República Argentina ante las Naciones Unidas.

¿Que te parece?
Me gusta ¡Amo esto! Muy divertido Wow! Es triste Me enoja

Compartir