EL DIARIO

Viernes, 24 de Enero del 2020

La aplicación de la pena de muerte sigue felizmente retrocediendo

Por Emilio Cárdenas, el 25 diciembre, 2019

¿Que te parece?
Me gusta ¡Amo esto! Muy divertido Wow! Es triste Me enoja
1

 

CARDENAS-EMILIO-1Sigo siendo absolutamente contrario a la pena de muerte, esencialmente por encontrarla inhumana. Soy, en cambio, partidario de las condenas de por vida, con sus propias reglamentaciones, como pena para los delitos más graves.

Por primera vez en la historia reciente de los EEUU su opinión pública, a estar a una encuesta específica de Gallup, coincidió conmigo. Porque supone que su aplicación puede ciertamente pecar de arbitraria o de discriminatoria. Todo un cambio, saludable, por cierto Positivo, en mi modesto entender. La razón principal es que de pronto se puede quitar la vida a un inocente, mal condenado, lo que naturalmente es asumir un riesgo inaceptable.

El caso aún pendiente del condenado Rodney Reed, en el estado de Texas, que clama ser inocente del delito del que se lo acusa, ilustra esa preocupación.

Esa preocupación me impulsa a seguir de cerca lo que sucede con la aplicación de la pena de muerte en el mundo entero.

Reseñaré, entonces, lo sucedido con ella en el año que está acabándose. En el 2019. Particularmente en los EEUU, país que, con China, encabeza el triste listado de número de ejecuciones letales realizadas como pena por delitos particularmente graves. China no publica cifras creíbles sobre este delicado tema.

En los Estados Unidos hubo 22 ejecuciones este año 2019. Esa es la segunda cifra más baja de las últimas tres décadas. Tres ejecuciones menos que en el 2018.

El año que ya se acaba fue testigo, por quinto año consecutivo, de menos de 30 ejecuciones y también de la aplicación de 50 condenas a muerte, que aún están pendientes de cumplimiento. En los años 90, las ejecuciones en los EEUU eran del orden de 300 por año. La caída es bien importante y de alguna manera parecería reflejar el aludido cambio en la opinión pública.

New Hampshire se transformó en el vigésimo primer estado norteamericano en abolir formalmente la pena capital. California, en cambio, prefirió suspender indefinidamente su aplicación, como sucede ya también en otros tres estados norteamericanos. Y un tribunal federal suspendió la aplicación pena de muerte en los delitos federales, orden que aún está vigente.

 

(*) Ex Embajador de la República Argentina ante las Naciones Unidas.

¿Que te parece?
Me gusta ¡Amo esto! Muy divertido Wow! Es triste Me enoja
1

Compartir