EL DIARIO

Lunes, 15 de Octubre del 2018

La Oligarquía Sindical Peronista aún existe

Por Emilio Cárdenas, el 10 octubre, 2018

¿Que te parece?
Me gusta ¡Amo esto! Muy divertido Wow! Es triste Me enoja

 

A lo largo de su vida, Juan Domingo Perón estructuró metódicamente sus esquemas de poder sobre los cimientos de una oligarquía sindical que, muerto Perón, aún subsiste.

 

Prueba de ello es la reciente reelección de Armando Cavalieri a la cabeza del Sindicato de Empleados de Comercio, uno de los -política y financieramente- más poderosos de la República Argentina.

 

Cavalieri tiene ya 84 años y este es nada menos que su noveno mandato sucesivo al frente del Sindicato mencionado. Está a la cabeza del mismo desde 1986.

 

Cavalieri es, curiosamente, uno de los pocos sindicalistas que conversa periódicamente con el presidente Mauricio Macri. Bien preparado y generalmente razonable, es respetado por muchos de sus colegas e interlocutores.

 

Su triunfo electoral reciente fue, sin embargo, muy ajustado. Ganó por sólo 461 votos, sobre más de 21.000 votos que se depositaron en las urnas. Derrotó escasamente a Ramón Muerza, el delegado en los supermercados Coto. El hijo de Muerza –recordemos- es consejal de Cambiemos en la localidad de Cañuelas.

 

Cavalieri se adapta a lo que sea. Siempre estuvo bien con el poder de turno. Tanto con Carlos Menem, como con Eduardo Duhalde, como con Néstor Kirchner. Y ahora es considerado un líder gremial cercano a Mauricio Macri.

 

Todo un ejemplo de ductilidad y de capacidad de adaptación.

 

Con el actual gobierno tiene buena relación con el ministro de trabajo, Jorge Triaca, de cuyo padre fuera en su momento compinche. Muerza, en cambio, tiene cercanía con la actual gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal.

 

El resultado de las elecciones recientes muestra que Armando Cavalieri ha –sin embargo- comenzado a ser vulnerable y que, por razones de edad, podría ser el momento para que intente, al culminar su nuevo mandato, un prudente “paso al costado”. Pero, mientras tanto, sigue siendo uno de los líderes sindicales con mayor presencia, representatividad y poder del universo gremial argentino.

 

Existe otra razón para dar el mencionado “paso al costado” desde que Cavalieri enfrenta hoy algunas incómodas acusaciones en sede judicial, en las que –bien o mal- se lo vincula con presuntas maniobras fraudulentas, incluyendo algunas que apuntan a empresas vinculadas al gremio y a su propio entorno familiar.

 

La presencia de Armando Cavalieri en lo más alto de la dirigencia sindical argentina muestra que la oligarquía gremial creada por Juan Domingo Perón mantiene, en buena medida, su vigencia y su poder relativo.

 

 

 

 

(*) Ex embajador de la República Argentina ante las Naciones Unidas.

¿Que te parece?
Me gusta ¡Amo esto! Muy divertido Wow! Es triste Me enoja

Compartir