EL DIARIO

Martes, 13 de Noviembre del 2018

El “Kingmarker” Suburbano sigue haciendo de las suyas

Por Emilio Cárdenas, el 30 agosto, 2018

¿Que te parece?
Me gusta ¡Amo esto! Muy divertido Wow! Es triste Me enoja
2

 

Fingiendo no haber tenido nada que ver con la designación de Néstor Kirchner como presidente de la República, abriendo así una era de 12 años que ha sido probablemente la más corrupta de la historia política argentina, el intrigante Eduardo Duhalde sigue maniobrando para tratar de ubicar a alguno de sus amigos o protegidos en lo más alto del poder de la República Argentina.

 

Esta vez anuncia públicamente que postula a Roberto Lavagna como su candidato. Para el buen economista que tuviera en sus manos la conducción de la cartera ministerial nacional respectiva entre el 2002 y el 2005, no es algo similar a una bendición. Los endosos de Eduardo Duhalde son siempre problemáticos y el economista graduado del Solvay School of Economics and Management de Bruselas, debiera, por ello, ser muy cauto. Ocurre que Eduardo Duhalde es una rémora que ha sido incapaz de despejar los interrogantes de distinto tipo que aún flotan sobre sus gestiones en la provincia de Buenos Aires.

 

Por lo demás, Roberto Lavagna no necesita del endoso de nadie. Vale por sí mismo y su calidad profesional no está en tela de juicio. Por esto sería prudente que se alejara de la sombra de Eduardo Duhalde, quien obviamente procura volver a ingresar en lo alto del mundo de la política, abrazado poco sutilmente a las credenciales de Roberto Lavagna.

 

Es imposible olvidar que, como señalamos más arriba, el matrimonio Kirchner no hubiera jamás accedido a la cumbre del poder político si no hubiera recibido, en su momento, el apoyo explícito de Eduardo Duhalde en un momento de enorme vacío de poder, lo que no está sucediendo en este momento. El poder hoy tiene su titular, elegido mayoritariamente por el pueblo: Mauricio Macri, y las maniobras y manipulaciones de Eduardo Duhalde no le hacen bien a nadie y, de alguna manera, desestabilizan, pese a que están disfrazadas de una candidatura para el 2019.

 

La política argentina necesita renovarse. Esto incluye a sus dirigentes. Lo que supone que la urgencia está en no repetir fracasos y frustraciones recientes, como la que en su momento se evidenciara con la breve aparición del líder suburbano en el centro del escenario político nacional dando paso a la nefasta “era” de los Kirchner.

 

 

 

(*) Ex Embajador de la República Argentina ante las Naciones Unidas.

 

¿Que te parece?
Me gusta ¡Amo esto! Muy divertido Wow! Es triste Me enoja
2

Compartir