EL DIARIO

Martes, 21 de Agosto del 2018

Documento Programático del MPP, se volvió claramente Bolivariano

Por El Diario, el 2 junio, 2018

¿Que te parece?
Me gusta ¡Amo esto! Muy divertido Wow! Es triste Me enoja
42

El MPP dio a conocer hoy su programa de gobierno para el próximo periodo de gobierno, de una simple lectura del mismo, el cual se adjunta, se puede observar una “profundización de los cambios” “con una clara visión socialista ortodoxa:

Bases Programáticas:

No se puede pensar el desarrollo del Uruguay moderno sin un Estado fuerte y empresas públicas potentes como palanca y motores de los procesos productivos, sin descartar la creación de nuevas empresas públicas que atiendan producción de avanzada como la biotecnología.

 

El Estado deberá en lo sucesivo desarrollar inversión propia en la construcción, abaratando costos e impulsando una política de vivienda, que atienda al primer escalón de la sustentabilidad de los avances sociales, como es el derecho a la vivienda. Se hace indispensable también para desconcentrar la contratación pública, que además de cara recae sobre cinco o seis empresas gigantes.

 

Desarrollo de las empresas nacionales públicas, cooperativas y privadas capaces de crear excedente y mano de obra: fomento y beneficios adicionales para la inversión nacional; fideicomiso social, con participación de los trabajadores y trabajadoras, para las empresas en crisis.

 

Empresas públicas capaces de crear un valor propio y con capacidad de inversión, no atadas a las metas fiscales. Con políticas de precios diferenciadas aportando así a la justicia social y al desarrollo productivo (ejemplo: implementación de tarifas inteligentes para el sector productivo de parte de UTE, etc.). Estas empresas son parte sustancial del desarrollo y por tanto no pueden ser meramente recaudadoras.

 

Compras públicas al servicio del desarrollo nacional con construcción de un sistema de proveedores que debe incentivar y privilegiar la industria nacional, enfocando en las pequeñas y medianas empresas. ü Basarse en el desarrollo de las cadenas de valor, los colectivos de trabajo y los proyectos agroindustriales, así como de las llamadas industrias inteligentes potenciando uno y otro sector de la producción en novedosos conceptos de cadenas de valor, a nivel nacional y explorar posibilidades a nivel regional.

La construcción y posterior implementación de un Plan Nacional sectorial de mediano y corto plazo (cinco y diez años), que integre fuertemente el cuidado del medio ambiente, continúa siendo un debe para el FA.

 

Se requerirá entonces de mayores recursos públicos, por lo que resulta obligatorio el impuesto a las herencias, aumentar el impuesto al patrimonio, llevar el IRAE al 30%, así como revisar a la luz de una nueva ley de inversiones, las exoneraciones otorgadas, reorientándolas al rediseño sectorial definido.

Al mismo tiempo se requiere crear institucionalidad financiera para apoyar al país productivo, fondos de fomento departamentales, nacionales y sectoriales que puedan impulsar cadenas de valor.

Los bancos públicos tendrán que aportar a la distribución y al país productivo, además desde la constitución de tasas de interés segmentadas. ü Sistema financiero al servicio del desarrollo productivo, fortaleciendo el marco regulatorio financiero y el control de la especulación, por más difícil que ello sea en el momento actual.

Políticas de innovación específicas hacia sectores considerados claves, existentes o a crearse, promoviendo su integración a cadenas de valor internacional.

Limitar, selectivamente, los beneficios para la inversión extranjera, manteniéndolos para la inversión productiva que utilice nuevas tecnologías, y proporcione mano de obra nacional, respete la normativa laboral y la sustentabilidad ambiental, vinculándose a los sectores que específicamente le interese desarrollar al país.

 

Los objetivos de transformación productiva con cambio estructural no pueden cifrarse solamente en la creación de empleo o nuevas tecnologías en sectores elegidos en el marco de la Ley de Promoción de Inversiones. ü El crecimiento futuro significa cambio estructural, y requiere priorizar sectores particulares, crear sectores, ampliar capacidades, y “alargar” las cadenas de valor ya existentes.

En el uso de los recursos naturales para el desarrollo, es sustancial que parte de los recursos creados se destinen a la protección del medio ambiente, así como también se desarrolle un nuevo modelo de trabajo con los residuos, mediante el uso de algunas de las tecnologías disponibles que permiten transformarlos en energía o agua.

 

Necesidad de tratar el tema medio ambiente vinculado a la producción y el desarrollo. Fomentar proyectos que integren la temática implica aprovechar oportunidades de financiamiento más barato y el impacto que pueda tener el hecho como barrera arancelaria para el desarrollo de la producción nacional.

 

Cambio de la matriz de riego en beneficio de las y los productores de menores recursos.

 

Desarrollo de la acuicultura y piscicultura, convocando para ello a las y los técnicos con mayor experiencia en la materia. Teniendo en cuenta también las experiencias exitosas que ha tenido Uruguay respecto a este tema (cría de esturiones o tilapia).

 

Desarrollo de la infraestructura necesaria y mayor desarrollo logístico: ferrocarril, navegación fluvial, puerto oceánico, caminos interiores.

 

Seguir desarrollando la diversificación energética, aún partiendo de la base que somos uno de los países que más ha avanzado al respecto en el mundo.

Fortalecimiento de la ANII, INEFOP, INACOOP y FONDES, de forma que sirva para apalancar los procesos productivos de nuevo tipo y la incorporación de tecnología avanzada.

Desarrollar la producción de medicamentos y tecnología médica. Ello es, además de lo que en sí significa, una cuestión de soberanía nacional.

Desarrollar una estrategia nacional para alcanzar la equidad en la cobertura de salud para todas y todos, fortaleciendo los prestadores públicos, la atención primaria y el primer nivel de atención, controlando los corporativismos médicos en todos sus rubros.

Seguir apoyando la distribución de los ingresos a través del trabajo. Continuar aumentando el salario real, especialmente el de los sectores más sumergidos, teniendo especialmente presente las diferencias salariales de género, así como los tipos de trabajo diferenciados por roles patriarcales y las diferencias en las condiciones de trabajo y el empleo. ü Mantener y profundizar la negociación colectiva y los consejos de salarios como forma de articular la negociación y la política salarial. ü Integrar el concepto de Renta Básica.

Fomentar e impulsar la Economía Social, las formas de cooperativas y la autogestión de los trabajadores y trabajadoras como forma de impulsar proyectos productivos y la creación de nuevas fuentes de trabajo, procurando una mayor participación de las mujeres, evitando reproducir conductas patriarcales en formas novedosas de propiedad, usufructo, participación y producción.

Apoyar las PYMES con políticas de promoción y tarifas públicas diferenciadas.

Ocho horas para el trabajo y la capacitación, ocho horas para el descanso y ocho horas para el ocio y la recreación.

Profundizar el Sistema Nacional de Cuidados, impulsando aquellos cambios que atiendan la nueva forma que asume la fuerza de trabajo, conformada por un 50% de mujeres.

Desarrollo de la cultura de trabajo, educación acorde con las necesidades del país productivo, solidario y con justicia social.

Establecer acciones concretas que permitan el desarrollo de la cultura y el arte de forma tal que sean frenos naturales al avance de la ideología individualista, insolidaria, xenófoba, racista y homofóbica.

Definir por Congreso del FA un proyecto de educación, poniendo énfasis en el trabajo creador y sin disociar el trabajo manual del trabajo intelectual. Impulsar nuevos formatos educativos que integren las identidades territoriales. Organizar y lograr un diálogo sobre educación en el que sean llamados a ocupar un lugar destacado en lo crítico y en lo propositivo, a las y los docentes de todo el país.

 

Continuar desarrollando y profundizando el modelo descentralizador y de participación ciudadana en todos los niveles, aspectos y temáticas. ü Continuar desarrollando descentralización política y económica, con participación ciudadana; en lo político profundizando el proceso nacional incorporando una rigurosa evaluación que permita los ajustes necesarios; en lo económico trabajando por mejor y mayor asignación de recursos; en cuanto a la participación tener como norte la incorporación de los actores institucionales y sociales en forma permanente en la toma de decisiones.

Asumir el desafío de poder aportar al cambio cultural predominante de sociedad centralizada, donde la participación de la sociedad civil está muy reducida a reclamos puntuales, donde los espacios de interés participativo, consultivos, propositivos y de decisión se transformen en valores permanentes. ü Desarrollo del turismo, poniendo el acento en el turismo no tradicional, que es el que tiene mayor perspectiva de crecimiento. ü Combatir el proceso de fragmentación social y la infantilización de la pobreza, focalizando políticas sociales en los niños, adolescentes y sus familias (especialmente mujeres). ü Pensar para la construcción de viviendas y el desarrollo urbano en la creación de un Instituto de Reforma Urbana, que sirva, además de organizar la tarea, para darle una nueva mística a un objetivo tan importante.

Respecto a las políticas de seguridad, continuar con el desarrollo de las políticas policiales que viene instrumentando el Ministerio del Interior. Pero partiendo de la base que no va a haber seguridad duradera si no se pega un cambio importante en las políticas sociales dirigidas a los sectores más problemáticos: shock de viviendas y realojos en por lo menos quince o veinte zonas del área metropolitana.

Además se deberán aplicar políticas educativas, culturales, recreativas y laborales integrales en las que esos sectores interactúen y se integren con el conjunto de la sociedad.

Es imprescindible defender las fronteras y mar territorial que se está negociando en la ONU. Cuando eso se concrete la superficie del mar territorial va a ser mayor que la superficie terrestre. Esa tarea requiere, indefectiblemente readecuación de las FFAA y reevaluación de sus tareas, acompañado de una adecuación tecnológica, capacidades y equipamientos.

Ante el avance de un proceso de globalización neoliberal y el desarrollo de un proteccionismo a ultranza pregonados por las nuevas derechas xenófobas, levantar la bandera de la inserción internacional y la integración regional, de la negociación en bloque, de la multipolaridad que rompan los lazos de dependencia, apuntando a formas de interrelacionamiento que no nos reafirmen como simples exportadores productores de commodities, se hace imprescindible.

En este marco, discutir las condicionantes que hacen vulnerable la soberanía de nuestro Estado nacional, así como la necesidad de construir una nueva agenda de integración, basada en los principios de fortalecimiento de nuestras democracias, la ampliación de derechos sociales y la integración física de nuestras infraestructuras.

Propuesta Programática completa del MPP

¿Que te parece?
Me gusta ¡Amo esto! Muy divertido Wow! Es triste Me enoja
42

Compartir