EL DIARIO

Sabado, 26 de Mayo del 2018

La Economía Norteamericana avanza a toda marcha

Por Emilio Cárdenas, el 14 mayo, 2018

¿Que te parece?
Me gusta ¡Amo esto! Muy divertido Wow! Es triste Me enoja

 

El presidente norteamericano Donald Trump puede ciertamente festejar: la economía norteamericana está creciendo a un ritmo anual del 2,3% de su PBI. Esto excede las previsiones más optimistas de los expertos, que pronosticaban un crecimiento algo menor, del 2% del PBI.

 

El futuro económico inmediato de los EEUU también luce positivo. Y el presidente Trump puede decir que esto es consecuencia de la baja de impuestos a las sociedades que decidiera, tan pronto asumiera el poder en los Estados Unidos. Y, en alguna medida, es efectivamente así. El “clima de negocios” en el país del norte es el mejor de los últimos años.

 

A diferencia de lo que sucede entre nosotros, donde la inversión no se ha reactivado, en el los EEUU la inversión ha crecido saludablemente un 6% anualizada. El consumo se mantiene en niveles aceptables, con la sola excepción del mercado automotriz, que continúa sumergido en la debilidad.

 

En ese escenario, la inflación también ha crecido y se estima que para este año ella sería del 2,5% anual, excluyendo los alimentos de primera necesidad y los combustibles, por la volatilidad de sus respectivos precios.

 

El Federal Reserve, que apuntaba a operar con una tasa de crecimiento del 2% del PBI, ha estado aumentando lentamente las tasas de interés, como mecanismo para evitar un repentino sobrecalentamiento de la economía norteamericana.

 

La tasa de desempleo es del 4,1% y sigue cayendo.

 

Las únicas “nubes” que aparecen en el horizonte norteamericano tienen que ver con las amenazas de “guerra comercial” que Donald Trump viene realizando desde hace algunas semanas. Ante ellas, China con ponderable prudencia, ha convocado a los norteamericanos a evitar males mayores en el capítulo del comercio y la inversión mediante negociaciones bilaterales que permitan a los EEUU afirmar su crecimiento sin perjudicar el comercio exterior chino. Esas negociaciones, que son claves, no han generado por el momento resultados trascendentes. Pero son importantes, si China tiene disposición para respetar con lealtad las reglas de juego en materia comercial, lo que no siempre ha sucedido en las últimas dos décadas.

 

No es entonces sorprendente que siete de cada diez norteamericanos sostenga que, en el 2017, a ellos les fue bien. Pese a lo cual, a un año de haber asumido la presidencia sólo un 36% de sus compatriotas aprueban su gestión, respuesta que obviamente no es para aplaudir.

 

(*) Ex Representante de la República Argentina ante las Naciones Unidas.

¿Que te parece?
Me gusta ¡Amo esto! Muy divertido Wow! Es triste Me enoja

Compartir