EL DIARIO

Lunes, 19 de Noviembre del 2018

El “ETA”. La Organización Terrorista Vasco pide un tardío Perdón

Por Emilio Cárdenas, el 27 abril, 2018

¿Que te parece?
Me gusta ¡Amo esto! Muy divertido Wow! Es triste Me enoja

 

La violencia es siempre injustificable. Pero, no obstante, no deja de aparecer con toda suerte de excusas que procuran explicarla y que luego prueban ser equivocadas. Así lo reconoció, no hace mucho, el folklórico líder tupamaro uruguayo José (“Pepe”) Mujica, que ha sido uno de los responsables de esa violencia y de sus consecuencias.

Y así lo acaba de reconocer ahora el movimiento guerrillero separatista vasco, también violento, “ETA”. Tarde, cuando durante cuarenta duros años, más de 800 personas (muchas de ellas totalmente inocentes) fueron asesinadas por sus sicarios, sin contemplaciones.

Pero esto, que ya es historia, se ha admitido expresamente por parte de una organización siniestra que ahora será disuelta, en pocos días más, el 5 de mayo próximo.

El ahora auto-declarado “arrepentido” movimiento “ETA”, por lo demás, asume las responsabilidades que le caben. Incluyendo naturalmente la obligación de reparación. Es tarde, nuevamente. Cuando el daño ya está hecho. Con frecuencia es irreversible, sin que pueda ya repararse lo sucedido en modo alguno, como cuando contiene muertes.

La historia, que ya ha escrito esta fea página (que evidentemente no puede desaparecer mediante el simple artilugio de pretender “darla vuelta”), reflejará fielmente lo sucedido. Pero, cuidado, el hombre suele tropezar siempre con las mismas piedras y la de la violencia es ciertamente una de ellas. Algunos de los dirigentes del “ETA” están merecidamente presos, aunque dispersos en diversas prisiones españolas, alejadas del país vasco.

Para el gobierno de España, es cierto, el “estado de derecho” ha vencido al “ETA” con las armas de la democracia, las decentes.

Esa victoria, a la vez policial y moral, no es pequeña cosa. El baño de sangre ha quedado atrás. Pero hay víctimas a las que ninguna reparación dejará ya en paz, porque han perdido seres queridos cuyas vidas fueron tronchadas en nombre de objetivos que bien podían haberse alcanzado en paz.

 

(*) Ex Embajador de la República Argentina ante las Naciones Unidas.

¿Que te parece?
Me gusta ¡Amo esto! Muy divertido Wow! Es triste Me enoja

Compartir