EL DIARIO

Miercoles, 18 de Julio del 2018

EEUU: La Salida de Rex Tillerson y el Departamento de Estado

Por Emilio Cárdenas, el 17 marzo, 2018

¿Que te parece?
Me gusta ¡Amo esto! Muy divertido Wow! Es triste Me enoja

 

Desde la llegada de Donald Trump a la presidencia de los Estados Unidos, los diplomáticos de carrera norteamericanos han contemplado, asombrados, como algunas de sus mejores -y más experimentadas- espadas de pronto “colgaron los hábitos”. Lo que -en algunos casos- sucedió más o menos intempestivamente.

Ocurre que el ahora ex Secretario de Estado, Rex Tiilerson, se impuso de inmediato la difícil meta de “revitalizar” la diplomacia de su país, mientras intentaba simultáneamente reducir, en nada menos que un tercio, la dotación de la planta profesional de funcionarios de carrera que estuvieron a su mando. Planta que todavía está comprensiblemente dolida y conmocionada por los dramáticos episodios ocurridos en Benghazi, en el 2012.

Ante ese cuadro tan particular, el número de aspirantes a ingresar al Departamento de Estado norteamericano se redujo rápidamente, en más de un tercio.

Hay una cifra, además, que parecería ser particularmente impactante. Es la que compara los 270.000 efectivos militares norteamericanos que a fines del 2016 estaban desplegados en el exterior, con los apenas 9.400 diplomáticos del país del norte que hoy revistan en el Departamento de Estado.

Un número, el segundo, que luce realmente como muy discreto, pese a que sea cierto que los caminos de la diplomacia moderna no conectan, ni comunican, tan sólo a algunos de los rincones tradicionales de los gobiernos, esto es a las Cancillerías. Los vínculos y mecanismo de diálogo son ahora múltiples y se extienden a muchos otros rincones de los gobiernos contemporáneos.

Para el nuevo Secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo, la “revitalización” y jerarquización de la diplomacia el país del norte parece entonces una tarea urgente, que deberá encarar desde el minuto mismo en que comience su nueva gestión pública. Hay toda una enormidad de cosas por hacer que están por delante al tiempo de cerrar una etapa que parece haber sido particularmente complicada en la cambiante vida de la diplomacia profesional del país del norte.

 

 

(*) Ex Embajador de la República Argentina ante las Naciones Unidas.

¿Que te parece?
Me gusta ¡Amo esto! Muy divertido Wow! Es triste Me enoja

Compartir