EL DIARIO

Viernes, 22 de Junio del 2018

Ecuador no consigue resolver el Problema de Julian Assange

Por El Diario, el 12 enero, 2018

¿Que te parece?
Me gusta ¡Amo esto! Muy divertido Wow! Es triste Me enoja
1

 

El caso del “hacker” Julian Assange tiene tanto a Ecuador, como a Gran Bretaña en un complicado brete. Ocurre que el controvertido fundador de WikiLeaks está asilado en la embajada ecuatoriana en Londres desde agosto de 2012. Esto es, desde hace más de cinco años.

El gobierno chavista del ahora devaluado Rafael Correa le había conferido en su momento el asilo político. Está físicamente a la vuelta de “Harrod’s”, en una esquina tradicional del barrio aledaño a la enorme tienda londinense. En una oficina de apenas 150 metros cuadrados, incomodando enormemente a sus involuntarios anfitriones. Porque violó su carácter de asilado en Gran Bretaña publicando información reservada de algunos países, incluyendo secretos militares de los EEUU, lo que le estaba específicamente prohibido.

También lo procura España, por su intromisión pública en la pretensión independentista catalana. Y, en su momento, lo reclamaba Suecia, en este caso por un presunto delito sexual cometido en su territorio, en una causa que ya se ha cerrado.

El último intento ecuatoriano de poder sacarlo de Londres ha fracasado. Consistió en otorgar sorpresivamente a Assange la nacionalidad ecuatoriana y conferirle asimismo el “carácter de agente diplomático”, en busca de la inmunidad consiguiente. Una vez hecho eso, se notificó a Gran Bretaña lo ocurrido y se solicitó el salvoconducto que impida que, como diplomático, sea detenido por las fuerzas de seguridad británicas.

Así se hizo, pero Gran Bretaña no reconoció la calidad de diplomático caprichosamente conferida a Assange y frustró el intento. Para los británicos el tema es simple. Tiene que ver con el cumplimiento de la ley. Se trata de un asilado que violó abiertamente la ley británica en materia de asilo y que naturalmente debe ahora asumir la responsabilidad por lo sucedido. Por lo que podría ser extraditado a los Estados Unidos, que está entre quienes lo reclaman.

Gran Bretaña gasta unos 65.000 euros diarios en su esfuerzo por evitar que Assange de pronto se escape y esfume. Tiene para ello unos 50 efectivos de seguridad y dos camionetas constantemente asignados a la tarea de custodiarlo, con instrucciones de apresarlo en cuanto ponga el pie fuera de la representación diplomática ecuatoriana.

Assange ahora sostiene que su larga permanencia obligada en la embajada de Ecuador en Londres es ya un tema de naturaleza humanitaria y que, como tal, debe ser resuelto con la cooperación de algún tercer Estado dispuesto a recibirlo. Que esto suceda no parecería ser nada fácil.

 

(*) Ex Embajador de la República Argentina ante las Naciones Unidas.

¿Que te parece?
Me gusta ¡Amo esto! Muy divertido Wow! Es triste Me enoja
1

Compartir