EL DIARIO

Domingo, 17 de Diciembre del 2017

No Todo lo que Brilla es Oro

Por Emilio Cárdenas, el 3 diciembre, 2017

¿Que te parece?
Me gusta ¡Amo esto! Muy divertido Wow! Es triste Me enoja

 

Una ola inusual de acusaciones de abusos sexuales parece haber explotado en los Estados Unidos. Los medios la reflejan con claridad. Como debe ser. Los acusados se multiplican en todos los niveles y actividades, especialmente en el siempre perturbado mundo de la política. Las revelaciones, además, incluyen a varios periodistas de nota, lo que ciertamente es una vergüenza para la actividad.

 

Entre los involucrados aparecen Matt Lauer, el afamado ancla del programa “Today” de la NBC; Bill O’Reilly, el combativo personaje de de Fox News; y Charlie Rose, el conocido periodista de la CBS. Todos deben tener la oportunidad de defenderse de los cargos que se le formulan, pero el hecho de que algunos hayan sido inmediatamente suspendidos en sus actividades parece sugestivo. Hablamos de personajes de altísimos ingresos. La prensa sugiere, por ejemplo, que el mencionado Matt Lauer recibiría anualmente unos 20 millones de dólares por su trabajo. La sensación de estar frente a ídolos de pies de barro es tan inevitable como penosa.

 

Quienes son líderes en la formación de la opinión pública deben mantener estándares de conducta que los alejen de acusaciones como las formuladas, que incluyen a un importante número de acosados a través de conductas inaceptables.

 

El poder que deriva de la fama no debe ser impunemente abusado, ni tratado como una suerte de arma de intimidación contra nadie.

 

Es más, cuanto más alta es la exposición pública de una persona, más importante es la necesidad de conductas incuestionadas. En general, las acusaciones contra los periodistas mencionados tienen que ver con sus propios ambientes de trabajo y no parecieran ser incidentes aislados, sino pautas ordinarias, aunque inaceptables, de conducta.  Es cierto, no sólo grandes periodistas han sido acusados, pero que el mal sea extendido no es excusa para quienes, por su exposición pública, debieran extremar el cuidado en el trato personal y respeto hacia los demás.

 

 

(*) Ex Embajador de la República Argentina ante las Naciones Unidas.

¿Que te parece?
Me gusta ¡Amo esto! Muy divertido Wow! Es triste Me enoja

Compartir