EL DIARIO

Domingo, 19 de Noviembre del 2017

Israel y América Latina

Por Emilio Cárdenas, el 30 octubre, 2017

¿Que te parece?
Me gusta ¡Amo esto! Muy divertido Wow! Es triste Me enoja
11

 

A mediados de septiembre pasado, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, visitó a la Argentina, Colombia, y México. Y almorzó con el presidente del Paraguay, en la Ciudad de Buenos Aires. Fue ciertamente la primera vez que un primer ministro israelí en ejercicio de su cargo estuvo –como tal- en nuestra región.

 

La visita de Netanyahu formó parte de lo que ha sido una fuerte expansión del horizonte de la política exterior israelí por parte del gobierno de ese país. En los últimos meses Netanyahu visitó países tan diversos como Singapur, Ruanda, Australia y Liberia.  Dejando un tanto de lado el conflicto no resuelto con los palestinos, esas visitas se centraron en lo mucho que puede hacer Israel en las relaciones bilaterales, aprovechando su modernidad y su atractivo perfil económico y tecnológico.

 

Respecto de nuestra región, es cierto, Israel ya había avanzado mucho, lo que se evidenció ya en el 2005 con el acuerdo suscripto entre ese país y el Mercosur. Así como con su carácter de observador en la OEA y en la Alianza del Pacífico.

 

La relación con nuestra región tiene, no obstante, todavía algunas dificultades. Estas tienen que ver con los países autoritarios de América Latina, tales como Venezuela, Cuba, Bolivia y Nicaragua. Y también con Guyana.

 

La vinculación con nuestra región incluye ciertamente, como se ha dicho, la cooperación económica y tecnológica. Pero hay conciencia de que se puede hacer mucho más, estrechando los vínculos actuales. Quizás por esto está previsto una nueva visita del primer ministro israelí a Brasil y Perú, en abril del año próximo. Pero lo cierto es que Israel ya ha suscripto acuerdos de libre comercio con Colombia y con México, y en materia de seguridad, con los dos países antes nombrados y con Paraguay, en este último caso como consecuencia de la preocupación que existe por la presencia de individuos vinculados con el terrorismo detectada en el área de la llamada Triple Frontera.

 

La Argentina sabe bien cuán peligroso es el terrorismo islámico. Los atentados sufridos en 1992 contra la Embajada de Israel en Buenos Aires, y en 1994 con la AMIA, no dejan margen alguno para las dudas. La región tiene dos grandes comunidades judías. La de la Argentina, con aproximadamente 230.000 personas, y la de México, con unas 67.000 personas.

 

Es cierto, varios países de la región han decidido reconocer al Estado Palestino. Entre ellos, la Argentina. Pero la razón para ello ha sido la de apoyar la solución llamada de los “Dos Estados” que la región considera como una posible vía de solución para el conflicto de Medio Oriente.

 

Respecto de la Argentina, la llegada a la presidencia de Mauricio Macri recompuso inmediatamente una relación bilateral que se había complicado durante el mandato de Cristina Fernández de Kirchner, particularmente como consecuencia del todavía impune asesinato del fiscal Alberto Nissman, en enero de 2015. Con motivo de la reciente visita a Buenos Aires del primer ministro Netanyahu, la Argentina entregó al primer ministro de Israel documentación vinculada con el período 1939-9150 durante el cual algunos criminales nazis llegaran a nuestro país, escapando de la justicia. Todo un gesto.

 

Si como resultado de la reciente visita las relaciones económicas entre Israel y nuestra región se intensificaran, el saldo del esfuerzo sería muy positivo. Precisamente por ello es que el primer ministro Netanyahu hizo su gira acompañado de una comitiva de importantes empresarios israelíes. Lo cierto es que hay un universo abierto de posible trabajo en común, para beneficio de todos.

 

 

 

(*) Ex Embajador de la República Argentina ante las Naciones Unidas

 

¿Que te parece?
Me gusta ¡Amo esto! Muy divertido Wow! Es triste Me enoja
11

Compartir