EL DIARIO

Domingo, 19 de Noviembre del 2017

Se acaba de consumar el Fraude más Grande de la Historia Venezolana

Por Emilio Cárdenas, el 19 octubre, 2017

¿Que te parece?
Me gusta ¡Amo esto! Muy divertido Wow! Es triste Me enoja
2

 

Estaba escrito. No podía ser de otra manera. La reciente elección venezolana –a la que sólo concurrió a votar el 61% del electorado- ha conformado el fraude más grande de la historia reciente de Venezuela. Sin precedentes, según está afirmando la oposición, que desconoce los resultados de la compulsa. No obstante, Nicolás Maduro previsiblemente reclamará en más una presunta “legitimidad” que ciertamente no es tal. Dice haberse impuesto en 18 de los 23 Estados venezolanos.

Para materializar el fraude, Maduro (como se suponía) montó un cuidadoso esquema electoral, corrupto y arbitrario. Al que la oposición calificó, con razón, de tramposo, manipulado, violento y hasta extorsivo. Así de duro.

Los hechos concretos y fraudulentos mencionados por la oposición son absolutamente contundentes. Como: haber impedido que más de un millón de votantes pudiera concurrir a las urnas y votar, argumentando que las máquinas estaban dañadas o que los locales estaban cerrados o generando retrasos largos y desalentadores. O migrando de pronto a unos 700.000 votantes de sus lugares habituales de voto, muy pocas horas antes de la elección, particularmente en los lugares donde la oposición era fuerte. U obstaculizando el ejercicio del derecho al voto, mediante amenazas o intimidaciones físicas, directas y concretas. O anulando, sin motivos valederos, los votos de muchos opositores. O chantajeando a los empleados públicos, de modo de obligarlos a votar por el gobierno. O multiplicando los votos del oficialismo, haciéndolos aparecer simultáneamente en muy distintos centros de votación. O hasta falsificando directamente las respectivas actas de recuento y las auditorías. Todo con un gran descaro.

A lo que se sumó un pedido formal de auditoría independiente de los resultados; uno de reforma del ladeado sistema electoral; y uno de convocatoria a elecciones realmente libres y transparentes. La votación realizada, por su carácter de estafa a la buena fe de los venezolanos no confiere legitimidad al oficialismo, que es responsable directo de lo sucedido. Es posible que lo sucedido genere un aumento de las sanciones económicas ya impuestas a Venezuela. Pero lo más grave es que las elecciones presidenciales del 2018 podrían estar, ellas también, viciadas por el fraude al que Nicolás Maduro recurre para conservar el poder.

 

(*) Ex Embajador de la República Argentina ante las Naciones Unidas

¿Que te parece?
Me gusta ¡Amo esto! Muy divertido Wow! Es triste Me enoja
2

Compartir