EL DIARIO

Jueves, 19 de Octubre del 2017

China endurece sus Sanciones contra Corea del Norte

Por Emilio Cárdenas, el 30 septiembre, 2017

¿Que te parece?
Me gusta ¡Amo esto! Muy divertido Wow! Es triste Me enoja

 

China acaba, sorpresivamente, de ordenar el cierre de todas las empresas establecidas en su país que sean de propiedad de ciudadanos o empresas norcoreanas. Esto deberá suceder antes de mediados del próximo mes de enero. El plazo es de 120 días, contados desde el 11 de septiembre pasado, fecha de la adopción de la resolución 2375 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. La norma alcanza también a las empresas en las que haya participación conjunta de ciudadanos o entidades de China y de Corea del Norte. Sólo podrán autorizarse excepciones, caso a caso.

China, recordemos, es el principal socio comercial de Corea del Norte. Casi el único, en materia energética. Sin su cooperación, las sanciones económicas que desde la comunidad internacional se disponen contra Corea del Norte simplemente no tienen dientes.

Las empresas norcoreanas en China operan con alguna frecuencia en el capítulo del turismo, incluyendo la operación de buenos restaurantes y se dedican al comercio exterior, en general.

Las sanciones económicas de la comunidad internacional prohíben ahora la venta de gas natural a Corea del Norte y la compra de productos textiles de origen norcoreano. Y ponen límites cuantitativos a la provisión de combustibles.

Cabe apuntar que China ha prohibido asimismo, desde comienzos del mes de septiembre, la importación de carbón norcoreano, así como la de mineral de hierro o plomo y la de los productos del mar, en general, todo lo que ciertamente conforma hoy lo sustancial de las exportaciones de Corea del Norte.

Evidentemente China, que hasta ahora más bien “miraba para otro lado”, ha endurecido notoriamente su posición respecto del siempre desafiante régimen totalitario de Pyongyang. Su frustración había comenzado a ser evidente desde los últimos ensayos misilísticos norcoreanos.  Esto quizás pueda, en el corto plazo al menos, endurecer la postura siempre intransigente de Corea del Norte. Pero si las sanciones chinas efectivamente se cumplen y respetan, ese endurecimiento, real o fingido, no debería durar mucho rato.

Para los Estados Unidos, que atraviesan un momento particularmente ríspido en su compleja relación con Corea del Norte, ésta es claramente una buena noticia. Para el asediado Donald Trump, también.

Para Corea del Norte, lo acontecido debe leerse en principio como una señal que sugiere que su desafiante belicismo ha pisado una “línea roja”, con actitudes y conductas que China ya no está dispuesta a tolerar, ni dejar pasar. Por peligrosas, obviamente.

 

(*) Ex Embajador de la República Argentina ante las Naciones Unidas.

 

¿Que te parece?
Me gusta ¡Amo esto! Muy divertido Wow! Es triste Me enoja

Compartir