EL DIARIO

Jueves, 19 de Octubre del 2017

Nuevo Intento de Reunificación de los Palestinos

Por Emilio Cárdenas, el 25 septiembre, 2017

¿Que te parece?
Me gusta ¡Amo esto! Muy divertido Wow! Es triste Me enoja

 

Desde hace ya 10 años, cuando el movimiento islámico Hamas tomara el control de la Franja de Gaza, que los palestinos han estado divididos. El movimiento Fatah controla Cisjordania. Y Hamas lo hace férreamente en la Franja de Gaza. La división ha sido profunda y, por momentos, violenta. Como si se tratara de un conflicto irreconciliable, en el que Fatah podría, con condiciones, estar dispuesto a reconocer al Estado de Israel, mientras que Hamas se ha opuesto tradicionalmente a ello.

 

De tanto en tanto, los palestinos han intentado reunificarse, fracasando hasta ahora en cada uno de esos esfuerzos. La división que existe entre ellos dificulta enormemente cualquier acuerdo de paz con Israel. Sorpresivamente Hamas, ahora bajo la influencia sustancial de Egipto, ha dado un paso trascendente. Acaba de desmantelar la autoridad administrativa que, bajo su control, gobierna a Gaza. A lo que se suma el anuncio de permitir que los palestinos concurran a una elección, tanto en Gaza como en Cisjordania, para así elegir a sus autoridades. Esto es ciertamente positivo, aunque sea todavía un momento de prudencia en el que es hasta arriesgado pararse y aplaudir.

 

La Franja de Gaza vive en una situación social de verdadero desastre. Soporta los duros bloqueos dispuestos tanto por Egipto como por Israel, y ha sido escenario de tres breves pero sangrientas guerras contra Israel. El ambiente es allí de miseria, en la que están sumergidos unos dos millones de personas. En los últimos tiempos el presidente de la Autoridad Palestina, Majmoud Abbas, que ya tiene 83 años, había cortado el suministro eléctrico a Gaza y dejado de pagar los sueldos a la administración pública local, presionando de esa manera en dirección a la reunificación.

 

Para adelante, la idea es la de tener un gobierno de consenso, esto es de coalición entre Fatah y Hamas. El primer paso en dirección a ello pronto será evidente. Tiene que ver con la aceptación por parte de Hamas de poner a sus milicias bajo las órdenes de Fatah. Todavía no ha sucedido. Egipto, que ha actuado exitosamente de mediador, está presionando para que ello suceda, sin más demoras. Lo cierto es que, por ahora, nadie ha sugerido que Hamas debe desarmarse, lo que es inquietante.

 

Mientras tanto, en la Península de Sinaí, movimientos guerrilleros terroristas islámicos siguen operando impunemente, asesinando a civiles y policías, para refugiarse enseguida en la zona de Gaza, donde creen estar sin demasiado riesgo.

 

Como contrapartida del acercamiento, Egipto está sugiriendo que, paso a paso, se abriría –con precauciones- el cruce desde Gaza hacia Egipto, que ha estado prohibido por espacio de una década.

 

El acuerdo descripto coincide con el debilitamiento del papel regional que había asumido Qatar que era, hasta no hace mucho, el principal endosante de Hamas. Recordemos que Qatar estar sufriendo, precisamente por ello, el bloqueo impuesto por Arabia Saudita, los Emiratos Árabes, Bahrain y Egipto, que acusan a Qatar de haber estado apoyando al terrorismo islámico, en coordinación con Irán.

 

La reunificación y reconciliación de los palestinos es condición necesaria, aunque no suficiente para el éxito del proceso de paz en Medio Oriente. Si ella se construye, como parece, sobre el desplazamiento de los líderes radicales podría tener un buen final.

 

Pero no hay que apurarse en aplaudir lo sucedido. Una historia de rotundos fracasos en el esfuerzo de reunificación desde el 2007, aconseja primero ser sumamente cautos y prudentes, y segundo, apoyar entonces los esfuerzos de reunificación, pero con la cautela de que el cúmulo de experiencias fallidas en esa dirección no permite ser demasiado optimistas.

 

Buenas noticias, entonces. Ellas deben ser seguidas por las conductas adecuadas de modo de exteriorizar que, más allá de los dichos, los hechos sugieren que existe en los principales actores palestinos la voluntad real de superar la frustrante división que ha existido entre Fatah y Hamas. Y un mínimo de confianza recíproca. Si este proceso se consolida, las posibilidades de la paz en Medio Oriente serán significativamente mayores.

 

 

 

(*) Ex Embajador de la República Argentina ante las Naciones Unidas.

 

¿Que te parece?
Me gusta ¡Amo esto! Muy divertido Wow! Es triste Me enoja

Compartir