EL DIARIO

Sabado, 23 de Setiembre del 2017

Francia prohibe a sus Funcionarios emplear a sus propios familiares

Por Emilio Cárdenas, el 16 agosto, 2017

¿Que te parece?
Me gusta ¡Amo esto! Muy divertido Wow! Es triste Me enoja

 

Durante su reciente exitosa campaña electoral para alcanzar la presidencia de Francia, Emmanuel Macron insistió en varias propuestas importantes que apuntaban a moralizar la función pública. Entre ellas, la prohibición para los funcionarios públicos de emplear o contratar los servicios de sus propios familiares. Práctica que está sumamente difundida en el país galo, como se comprobó con los serios -e imprevistos- problemas generados en torno a la fallida candidatura presidencial del republicano Francois Fillon, quien -pese a promover una imagen de impecable honestidad personal- tenía empleada, aunque sin hacer absolutamente nada en materia de trabajo, a su propia esposa: Penélope.

Esa repudiable práctica acaba ahora de ser expresamente desterrada desde el Parlamento francés, al menos para quienes componen la familia “inmediata” de los funcionarios públicos. Las violaciones a la nueva norma ahora podrán conducir a penas severas, esto es hasta tres años de prisión y a la aplicación de multas del orden de los 45.000 euros.

El Senado francés, que originalmente se opuso a la reforma, terminó plegándose a ella.

De contramano con lo antedicho, el presidente Emmanuel Macron impulsa ahora un proyecto de ley con el que se regularía la tarea asignada a la primera dama francesa, con funciones precisas y hasta una asignación presupuestaria específica, que aún deben definirse.

Hay aún por delante una tarea adicional a definir para evitar que la prohibición moralizadora se convierta rápidamente en letra muerta: qué hacer con los casos de empleos “cruzados”, esto es cuando un legislador emplea a la esposa de otro, y éste otro, en paralelo, emplea a la suya. Un claro ejemplo de aquello tan antiguo de: “hecha la ley, hecha la trampa”. Hasta en el más alto nivel de la política, donde pocos, muy pocos, son “santos”.

 

(*) Ex Embajador de la República Argentina ante las Naciones Unidas.

¿Que te parece?
Me gusta ¡Amo esto! Muy divertido Wow! Es triste Me enoja

Compartir