EL DIARIO

Lunes, 25 de Setiembre del 2017

Los Primeros Pasos de Emmanuel Macron en Política Exterior

Por Emilio Cárdenas, el 12 agosto, 2017

¿Que te parece?
Me gusta ¡Amo esto! Muy divertido Wow! Es triste Me enoja
2

 

El extraordinario viento a favor que de pronto transformara a Emmanuel Macron en presidente de Francia ha amainado ya. En su lugar, para Macron apareció la realidad. Por esto no sorprende que en las últimas semanas la popularidad de Macron haya caído sustancialmente. Hablamos de perder 10 puntos en un solo mes. Su actual porcentaje de aprobación (del 54%) es menor que el que tuvieran sus predecesores, Françoise Hollande y Nicolas Sarkozy, en sus respectivos momentos.

 

En materia de política doméstica, el desacuerdo de Macron con los mandos militares respecto de los gastos de defensa generó la renuncia del Jefe de Estado Mayor, General Pierre de Villiers. Lo que luce como un fracaso. En ese proceso, un alto jefe militar retirado calificó duramente a Macron de “juvenil autoritario”.

 

Lo cierto es que Macron debe recortar los gastos a lo largo de los próximos 5 años, de modo de estar por debajo de un déficit del 3% del PBI, para poder cumplir con las normas de la Unión Europea.

 

El presidente francés se apresta ahora a emprender una muy difícil cruzada, como es la de reformar el derecho laboral francés y hacerlo razonable, para así aumentar la competitividad gala. Las centrales obreras, como cabía esperar, están respondiendo a esa iniciativa con amenazas de huelgas generales.

 

Por la complejidad del escenario doméstico galo, no es demasiado sorpresivo que Macron trate de ganar puntos en materia de política exterior. Para ello se ha sumergido, de lleno, en la crisis libia.

 

Su primer paso en ese espinoso tema fue reunir a los dos principales líderes de las distintas facciones que se disputan el poder en el país del Norte de África. Ellos son: Fayez al-Sarraj, quien controla a Trípoli y sus alrededores, y el mariscal Khalifa Haftar, el disciplinado comandante del llamado “Ejército Nacional de Libia”.

 

Por el momento el presidente francés parece haber conseguido comenzar a diseñar un proceso pautado de diálogo político entre ellos. Pero lo cierto es que su esfuerzo se mezcla con otras iniciativas paralelas, incluyendo la más avanzada, que es la italiana. No obstante, ésta es sólo la segunda vez que los mencionados líderes se reúnen.

 

En la lista de diez pasos elaborada conjuntamente, hay tres temas centrales: i) el del imprescindible cese el fuego; ii) el de la convocatoria a elecciones legislativas; y iii) el de las elecciones presidenciales, proyectadas para el primer semestre de 2018.

 

Macron sostiene que el objetivo que procura es el de “reconciliar” a Libia y reemplazar al mosaico de líderes que hoy la gobiernan, por un gobierno unificado, representativo, legítimo y estable. Curiosamente, pese al caos político, Libia ha estado incrementando sustancialmente sus exportaciones de excelente petróleo crudo a lo largo del último año. Presumiblemente porque de ellas viene el oxígeno financiero, con el que todos respiran y al que todos privilegian.

 

La iniciativa francesa, como toda mediación, tiene sus riesgos. Graves. De hecho el presidente Macron fue el primer líder occidental que recibió personalmente al mencionado Haftar, quien en su momento fuera un controvertido líder cercano a Khadafi, y que hoy tiene el endoso político tanto de Egipto, como de Rusia y de los Emiratos Árabes, lo que conforma un variado arco iris de apoyo.

 

¿Que te parece?
Me gusta ¡Amo esto! Muy divertido Wow! Es triste Me enoja
2

Compartir