EL DIARIO

Domingo, 24 de Setiembre del 2017

China y la India: Comparaciones entre dos Colosos

Por El Diario, el 26 junio, 2017

¿Que te parece?
Me gusta ¡Amo esto! Muy divertido Wow! Es triste Me enoja

 

La China y la India son no sólo dos enormes y pujantes países vecinos. Son también las dos naciones con mayor número de habitantes del mundo. China contiene en su seno a un poco más de 1.300 millones de almas. La India, por su parte, ya la aventaja, con 1.333 millones de personas, con un promedio de vida algo más joven.

China ha crecido y resplandecido continuamente en la última década. La India puede hacerlo en la década en curso. China crece hoy al 6,5% de su PBI por año. La India lo hace al 7% de su PBI anual. Algo más rápido, entonces.

La economía china es en estos momentos cinco veces más grande que la de la India, en términos reales. La tercera parte de la población de la India es todavía analfabeta, contra apenas un 5% de la de China.

La infraestructura básica de China es mucho más moderna que la de la India, incluyendo en materia de servicios públicos centrales, como son el agua corriente o la electricidad. En cambio, la mitad de la población de la India, por ejemplo, aún no tiene acceso a cuartos de baño modernos, ni a servicios cloacales.

China, que cada vez más actúa como una potencia mundial, apunta activamente a ser el eje comercial del mundo y convoca a todas las demás naciones a acompañarla en tratar de materializar ese objetivo. Lo que alguna vez fuera aquello de que “todos los caminos conducen a Roma” es hoy “todos los caminos conducirán, en algún momento, a Beijing”. La India, más discreta y consciente de sus propias limitaciones, no busca el centro del escenario en ningún tema. Por ahora, al menos.

No obstante lo antedicho, los presupuestos militares de ambos países han estado creciendo continuamente. Vertiginosamente, por lo demás. Lo que de alguna manera refleja que aún no han resuelto sus diversos problemas fronterizos, que son de larga data. Particularmente en la provincia india de Arunachal Pradesh, en la que ambas naciones combatieron en 1962.

China está construyendo ahora su tercer portaviones y acaba de poner en marcha a su segundo, incorporándolo a su moderna flota de guerra. La India no se queda demasiado atrás, desde que es el segundo importador mundial de armamentos, detrás tan sólo de la riquísima Arabia Saudita.

El activo y simpático líder espiritual tibetano, el Dalai Lama, vive en la India, exiliado de China. Su presencia simboliza el conflicto de soberanía aún abierto que existe entre los dos países en la zona del Tibet y genera fricciones no queridas.

China es, políticamente, autoritaria. La India, en cambio, es una caótica, quizás, pero siempre vibrante democracia. En rigor, es la más grande del mundo. La India tiene total libertad de prensa y de opinión. En China no hay garantía alguna para las libertades civiles, ni menos aún para las políticas. En la India, por lo demás, toda la justicia es independiente. En China es apenas un “agente” más del poder político, que con frecuencia actuará como tal.

La vida de los ciudadanos ordinarios en China es bastante más moderna y fácil, así como cómoda y dignificada, que la de los de la India, país éste que tiene bolsones de atraso y de miseria, que son muy notorios.

Cuando el eje económico del mundo se ha desplazado claramente hacia Asia, la confrontación entre China y la India es uno de los grandes interrogantes geopolíticos que aún están abiertos en el siglo XXI. Puede ser puja, pero también cooperación.

 

(*) Ex Embajador de la República Argentina ante las Naciones Unidas.

¿Que te parece?
Me gusta ¡Amo esto! Muy divertido Wow! Es triste Me enoja

Compartir