EL DIARIO

Martes, 20 de Febrero del 2018

“El presidente de Portugal, José Sócrates, procesado por corrupto, sale de la prisión”

Por Emilio Cárdenas, el 15 septiembre, 2015

¿Que te parece?
Me gusta ¡Amo esto! Muy divertido Wow! Es triste Me enoja

Los ex presidentes van presos si la justicia de pronto determina, más allá de toda duda razonable, que ellos han incurrido en actos de corrupción. En casi todo el mundo. También en Portugal.

Así lo demuestra el caso de José Sócrates, que ha estado detenido, en prisión preventiva, desde noviembre del año pasado. Lo que -por la naturaleza cautelar de la medida- no parecería ser un plazo razonable. Una detención de casi un año de duración es una verdadera sanción, impuesta sin que se haya diligenciado como corresponde la prueba consiguiente. Sócrates continuará en adelante en prisión domiciliaria, pero con la obligación de llevar siempre una pulsera electrónica que determina constantemente su ubicación personal, con toda precisión.

Sócrates, recordemos, es un político socialista de 57 años de edad, que fuera presidente de Portugal desde el 2005 hasta el 2011. Fue procesado el año pasado, acusado de corrupción, lavado de dinero y evasión fiscal agravada y, por ello, envido a la prisión de Evora, emplazada en el sur del país. No obstante, el ex presidente siempre se proclamó inocente y se declaró “prisionero político”.

Un empresario del sector de la construcción de obra pública (cuándo no!) y uno de sus ex miembros del gabinete de gobierno, Armando Vara, también fueron detenidos.

La liberación de Sócrates, cabe señalar, se produce a muy pocas semanas de realizarse las próximas elecciones portuguesas parlamentarias, que están previstas para el 4 de octubre venidero.

El empresario detenido lideraba una empresa constructora denominada “Lena” y, como suele suceder, se lo acusa de ser apenas un testaferro del ex presidente. Esto es, de actuar en la realidad por su cuenta y representación, haciendo pagos ilegales contra la obtención de los negocios de construcción de obras públicas que fueron sistemáticamente adjudicados por el gobierno de Sócrates a su empresa.

Nada nuevo bajo el sol, salvo que queda claro que los ex presidentes, como cualquiera, van presos si de pronto se comprueba que ellos han sido partícipes en actos de corrupción. Como debería ser, en todas partes del mundo, incluyendo en nuestra región.

 

(*) Ex Embajador de la República Argentina ante las Naciones Unidas.

¿Que te parece?
Me gusta ¡Amo esto! Muy divertido Wow! Es triste Me enoja

Compartir