Sabado, 1 de Noviembre del 2014 Actualizado: 22:14

Video: Filosofo Eduardo Sanguinetti arrepentido de haber propuesto a Mujica para premio Nobel

Por (ed@eldiario.com.uy) | Miércoles, 16 de abril del 2014

En su editorial del diario La República de Uruguay del 21 junio de 2012, el filósofo y poeta rioplatense Eduardo Sanguinetti, propuso que el presidente uruguayo José “Pepe” Mujica, sea candidateado al Premio Nobel de la Paz.

El filósofo argumentaba:

Me molestan en grado sumo las anteojeras ideológicas, que hacen que ninguna Institución, Fundación o lo que sea, no impulse la candidatura de José Mujica para el Nobel de la Paz, nadie más digno de merecerlo que no puede quedar en nada, su ejemplo de vida en austeridad, dignidad y honestidad, lo que suma su accionar a favor de la paz de los pueblos, hoy en conflicto, por razones que corresponden a una serie de justificaciones, que no importa considerar demasiado hoy, pues sería circunvalacionar el ‘túnel del tiempo’

Pero pasado casi dos años hace público su arrepentimiento, por haber propuesto al Presidente como candidato al Nobel.

“José “Pepe” Mujica, a quien propuse hace ya dos años al premio nobel de la paz, me resulta hoy irreconocible al compararlo con aquel hombre que asumió la Presidencia del Uruguay y que parecía ser una piedra fundacional para un mundo a vivir.

A mi humilde entender, y ante el estado de las cosas en que se debate su gestión y el pueblo uruguayo, José “Pepe” Mujica no legitimó en acto lo manifestado en discurso. No me asiste ninguna convicción para seguir proponiéndolo, puesto que, al transitar mi querido Uruguay, veo hambre, frustración, miseria, desigualdad y tristeza en un pueblo generoso y trabajador, que se rebela y denuncia, la ausencia de políticas para ellos, todos y todas.

Un pueblo que soporta desde siempre, mordiendo rabia, a sus explotadores, los privilegiados de siempre, los terratenientes, la oligarquía parasitaria y las corporaciones financieras supranacionales. Un pueblo explotado y con sus vidas hipotecadas, ante el accionar de la derecha liberal, que dicta desde siempre el rumbo a seguir en Uruguay, tierra, pródiga en recursos y belleza natural, que pareciera que nunca termina de dar el giro de 180º, donde la armonía y la paz social sienten reales.

Dejo de proponer a José “Pepe” Mujica al nobel, nutrido del mismo espíritu de libertad, verdad y dignidad, que con anterioridad lo propuse a dicho premio. Y ante los que me preguntan: ¿por qué cambiaste?…Les respondo…yo no cambié, el Pepe fue quien lo hizo.

Agradezco a los miles que han adherido a mi propuesta, hecha desde la soledad y en convicción, que hoy, insisto no me asiste
…pareciera que todo atentó, para que lo que no debía ser, fuera.”


Tus amigos en El Diario