EL DIARIO

Domingo, 17 de Noviembre del 2019

Albrío Se Presenta Por Primera Vez En Uruguay

Por Emilio Pérez Miguel, el 5 diciembre, 2013

¿Que te parece?
Me gusta ¡Amo esto! Muy divertido Wow! Es triste Me enoja

albrio bandaEl mensaje de texto rezaba “los vas a reconocer porque están con guitarras”.
Efectivamente, Nahuel Iervasi y Diego Galli eran inconfundibles. Acababan de llegar de Argentina, y  ahora estaban componiendo una canción en pleno Mercado del Puerto, acompañados por el músico Martín Laco, quien se encarga de organizar su primera presentación en nuestro país.
Mantuvimos una charla más que amena donde recorrimos la historia de la banda, su obra édita, las ilusiones que depositan en sus primeros viajes fuera de Argentina, y sus expectativas para el futuro.

Albrío es una banda argentina compuesta por Nahuel Iervasi en voz y teclados, Diego Galli en guitarra y coros, Francisco Carbone en bajo y coros y Francisco Ramos en batería.
Los cuatro integrantes se conocen desde el liceo, pero fue recién en 2009 que la banda de Avellaneda adquirió una consistencia real, y la idea de que Albrío podía ser un proyecto de vida empezó a plasmarse en acciones directas.
Un viaje a Nueva York en 2011 fue el momento definitorio. Nahuel y Diego estuvieron allí cuatro meses, fueron siguiendo un impulso, tratando de encontrar ya no tanto respuestas, sino preguntas – las preguntas apropiadas, las que incitan las búsquedas realmente válidas. Conocieron a Abril Sosa en Manhattan de modo inverosímil: ayudándolo en una mudanza. Y el vínculo personal derivó en una sociedad musical con el antiguo baterista de Catupecu Machu, líder de Cuentos Borgeanos y eventual fundador de Wilkommen Records. Abril sería el encargado de producir “Ciudad”, el primer disco de la banda – disco que el cuarteto estará presentando esta noche de miércoles en Bluzz Bar, a las 22:00.

—oOo—

Componen canciones y dejan tonadas dondequiera que vayan. En Manhattan, compusieron un tema tributo a la ciudad que iluminó su destino musical.
Parados afuera del Madison Square Garden, Diego y Nahuel entonaron una canción como forma de homenaje y salutación a ese templo de la música que esperan colmar de público y melodías un día.
Y cuando acudo a  la cita con ellos en un restaurante del Mercado del Puerto, me los encuentro componiendo una canción.
Se llama “Montevideo”.

Me explican que ésta es su  primera visita a la ciudad. Diego ya conocía Colonia, pero para Nahuel pisar territorio uruguayo es una experiencia novel. Lo mismo se aplica a los dos Franciscos que conforman la sección rítmica, quienes estarán llegando a nuestro país en la mañana misma del concierto.

Cuando conversamos sobre los orígenes de Albrío, Diego razona que su sonido deriva de una superposición de influencias muy heterogéneas. Él siente predilección por The Killers y Nine Inch Nails, mientras que Nahuel deja entrever una admiración profusa por Coldplay, banda que descubrió a través de “A Rush Of Blood To The Head” en el momento que sus estudios de piano se focalizaban en grandes autores clásicos. El baterista Francisco Ramos es un ferviente seguidor de Carajo, y el bajista Francisco Carbone tiene a los Red Hot Chilli Peppers plantados en el podio de bandas que considera esenciales.

albrio ciudad
“Ciudad” fue grabado entre los meses de agosto y setiembre de 2013 en los estudios El Pie, en el Estudio 1221 y en Santa Cecilia Recording Studio. Fue producido por Abril Sosa, quien también había tutelado el primer EP del grupo, “Increíble” – un trabajo con un trazo distinto, donde se podía avizorar un disco como el que terminó materializándose con el lanzamiento de “Ciudad”.

En esencia, coincidimos que “Increíble” plantea muchas posibilidades y que “Ciudad” muestra cómo se profundiza en una de ellas. Diego es el primero en reconocer que el EP presentaba varias líneas, y había tres tipos de canciones diferentes. Por otro lado, la ópera prima de Albrío presenta un claro trabajo en el plano conceptual – por algo una producción fue un EP, y la otra fue un álbum entero.

“Ciudad” ofrece un repertorio de composiciones sensibles, con letras escritas en el lenguaje de horas calladas, de caminar hacia lugares donde uno no puede detenerse, y donde siempre pareciera ser tarde, pero nunca demasiado tarde.

El disco debut de Albrío oscila entre una serie de planteos que no son planteos, de preguntas que no quieren ser respondidas – el álbum se ve tamizado por el concepto de que las certezas son cárceles donde los sueños del alma se corrompen, y la vida misma se destituye. Lo importante es dudar. Pero hay que saber de qué dudar.
Hay que encontrar las preguntas apropiadas.

Hay una preocupación manifiesta por expresar mensajes claros, que repercutan en la fibra de hasta el último oyente. La letra de “Pasajeros” es la cápsula que mejor encierra la propuesta del disco, y de la propia banda: “que nos conmueva este instante, un abismo de luz”. Y es por eso que el tema es su primer corte radial – no es la canción más espléndida de “Ciudad”, pero funciona como un espléndido adelanto. Al preguntarles a los miembros del grupo qué temas de “Ciudad” les resultan más entrañables, mencionan muchas otras composiciones antes que “Pasajeros”, como ser “Casi Una Eternidad” y “Mi Memoria”.

Y los créditos compositivos brillan por su ausencia; se busca que trascienda el hecho de que las canciones son el fruto de un proceso compartido, donde todos están hermanados. Lógicamente, en cada composición hay un influjo atribuible a un miembro puntual. Pero el resultado es un entrelazado de ideas y armonías, una construcción que una vez finida termina siendo un misterio hasta para los cuatro integrantes del grupo.
Es como ellos mismos cantan, “yo me veo en vos, y vos te ves en mí”. Pero en un punto, ya no se sabe donde radican las líneas divisorias.
O el hecho de preguntárselo resulta irrelevante, en vista a cómo funciona todo.

En lo que respecta al evento de esta noche en Bluzz Bar, la banda interpretará la mayoría de las composiciones de “Ciudad”, y el tema “De Las Letras De Tu Nombre” del EP, por el que conservan una particular afinidad.

La música dará comienzo a las 22:00, de la mano de Martín Laco. La entrada al evento en sí es libre; se cobrará un cubierto artístico.

albrio montevideo

La última pregunta que les formulo es qué esperan de todo esto, a lo que Diego responde con una alegría total “queremos vivir de la música, así un día vamos a poder vivir para la música”.
Me dicen que van a seguir componiendo y componiendo, ya están trabajando en un segundo disco. Esperan grabarlo un día, cuando llegue el momento. Ni se preguntan cuándo, confían que el momento se manifestará solo.

Claramente, hacen eco de la filosofía de Abril Sosa, su productor y el fundador de la discográfica en la que se encuentran: las cosas se hacen, y el valor radica en el hecho de hacerlas. No hay que plantearse nada en demasía, porque uno termina no haciéndolo. Basta saber que las interrogantes existen, y permitir que nos acompañen como una sombra en el camino, que nunca debe volverse una oscuridad que deje a nuestras ilusiones raídas.
Quizá sea como decía Oscar Wilde, “es preferible tener todas las preguntas, que algunas de las respuestas”.
Y en una de sus canciones más animadas, Albrío observa expresamente “no sé cual es la respuesta al final”.
Será que no importa.
Será que no hay final, o que el final realmente no es algo de lo que haya que preocuparse. Porque al final, todo sale bien.
Y si no sale bien, es que aún no es el final.
Y para bandas como Albrío, esto es – y debe ser – “casi una eternidad”. Esto no puede concluir. Esto debe ser una eternidad de preguntas apropiadas, que conduzcan a la búsqueda de esa luz que es un lugar en común, y donde la música logra manifestarse como el renacimiento del todo.

 

http://www.albrio.com.ar (sitio web del artista)

Albrío en Montevideo (evento en Facebook)

¿Que te parece?
Me gusta ¡Amo esto! Muy divertido Wow! Es triste Me enoja

Compartir