Martes, 23 de Setiembre del 2014 Actualizado: 10:03

El Nobel de Mujica: Otra mentira que rinde en las encuestas

Por (edp@eldiario.com.uy) | Miércoles, 6 de noviembre del 2013

Esta es una carta que escribió la conocida escritora nacional Mercedes Vigil, a uno de nuestros columnistas, Adolfo Castells, a raíz de su artículo de El Diario del 23 de octubre de 2013: El Nobel como “fenómeno Mujica”. Por considerarla de mucho interés para nuestros lectores publicamos lo sustancial, autorizados por la autora.

adictamente.blogspot.com

adictamente.blogspot.com

“Cuando llegó a mis oídos la noticia de la nominación del presidente José Mujica al Premio Nobel de la Paz inmediatamente sospeché. Sabía que el supuesto “nominado” no contaba con la mayoría de los requisitos para ser admitido como aspirante y me puse a investigar.

No es la primera vez que en Uruguay leemos una noticia que a la larga resulta ser el refrito de un embuste propagandístico.

Navegando por la web no pude encontrar ningún comunicado serio que vinculara al Nobel con el Presidente Mujica, salvo lo publicado por el semanario Búsqueda que se reproducía en algunos periódicos extranjeros y la fuente era siempre dicho Semanario.

Decidí entonces comunicarme con un periodista sueco a quien conozco y que vive en Estocolmo. Nils me informó tanto del proceso de nominación y selección como de su entrega.

Dentro de la Fundación, el capítulo destinado a entregar el Premio Nobel de la Paz se desarrolla en Noruega y el premio se entrega en Oslo, a diferencia de los restantes premios que se entregan en Estocolmo – Suecia.

Prometió ponerse en contacto con un colega que trabaja en el mismo y pronto me fueron llegando noticias frescas de esa fuente dentro de la Fundación. Hay miles de personas en el mundo habilitadas para sugerir un nombre como candidato y basta con enviar a la Fundación sus datos y antecedentes: Políticos, médicos, profesores, periodistas, escritores, científicos, profesores universitarios, ex mandatarios…y la lista es enorme.

Por eso año tras año llegan miles de carpetas y tras un severo filtro queda un grupo muy reducido de candidatos con el carácter de “nominados”. Tal lo imaginado nuestra fuente no pudo encontrar ningún trascendido en Noruega (ni en Suecia) que hiciera referencia alguna al Presidente Mujica y menos como “nominado” al premio.

Más interesante resultó enterarme de la disposición de esa Fundación que prohíbe hacer pública la lista de nominados hasta que hayan pasado 50 años de entregado el galardón correspondiente. Nils me envió por mail los estatutos en donde se expresa claramente este aspecto y donde la Fundación aclara enfáticamente que todo trascendido sobre nombres y nominaciones carece de valor y corre por cuenta de quienes pretenden proponer a alguien o son propuestos.

O sea que recién en el año 2063 podríamos acceder a la lista de candidatos de este año.

Igualmente resulta perturbador conocer algunos de los antiguos nominados al Nobel de la Paz: Benito Mussolini en 1935, Adolf Hitler en 1939, Joseph Stalin en 1948, y el dictador uruguayo Gabriel Terra en 1934.

O sea que casi cualquier ser humano puede proponer otro ser humano para recibir un Nobel sin convertirlo en “nominado”.

Ante tal flagrante treta publicitaria recordé el caso de la supuesta nominación del ex tupamaro uruguayo-sueco Henry Engler que tomó estado público hace pocos años curiosamente mientras Engler pujaba por obtener el permiso para establecer en Montevideo un lucrativo Centro de Imagenolgía en uno de los barrios más residenciales de la capital.

Nuestra fuente dentro de la Fundación Nobel tampoco encontró antecedentes sobre Engler y entonces no fue difícil concluir que la noticia debió ser parte de una campaña propagandística surgida dentro del partido de gobierno para justificar el permiso para el proyecto Engler.

Luego envié a mis fuentes en Noruega y Suecia el artículo del diario La República del 17 de octubre cuyo encabezado dice: “Mujica estuvo entre los 10 finalistas al Premio Nobel de la Paz”

“Lo más cerca que estuvo Mujica del Nobel es de la dinamita Nobel” fue la respuesta de ambos periodistas.”

 


Tus amigos en El Diario