EL DIARIO

Lunes, 19 de Agosto del 2019

Tragamonedas barriales: ¿clientelismo político, corrupción y lavado de dinero?

Por El Diario, el 14 septiembre, 2013

¿Que te parece?
Me gusta ¡Amo esto! Muy divertido Wow! Es triste Me enoja

El funcionamiento irregular de las máquinas tragamonedas denominadas “barriales” despierta sospechas que van desde clientelismo político, pasando por corrupción y lavado de dinero.

maquinas tragamonedas

En eso coinciden varios legisladores del Partido Nacional, los sindicatos nucleados en la Federación Nacional de Trabajadores del Juego y hasta algunos sectores del Frente Amplio donde estas presuntas irregularidades se comentan por lo bajo.

Entre algunos sectores del FA se comenta, tras bambalinas, el lobby que realizan los propietarios de estas máquinas que llegaron a financiar campañas políticas y hasta solventar la impresión de listas partidarias. Una opinión similar tiene el diputado blanco Jorge Gandini quien aseguró que “desde el gobierno no se quiere prohibir la presencia de máquinas tragamonedas en bares o cantinas porque los operadores del negocio del juego ilegal tienen una fuerte influencia en el oficialismo”.

Para Gandini estos empresarios mueven grandes sumas de dinero sin control alguno. “El sistema político es permeable al lobby y es común enterarse de conversaciones entre estos operadores y dirigentes de algunos sectores del oficialismo”, aseguró Gandini. En tanto, el senador blanco Jorge Saravia tiene pensado ampliar una denuncia penal que realizó la FENAJU en el Juzgado de Crimen Organizado, ante la firme sospecha que las tragamonedas que funcionan en los comercios de los barrios son utilizadas para lavar dinero. La FENAJU es la federación que nuclea a todos los sindicatos de trabajadores vinculados a los juegos de azar.

El senador Saravia –quien viene investigando el tema desde hace tiempo y tiene un proyecto de ley para prohibir y penalizar estas máquinas–, explicó que antes de ampliar la denuncia está a la espera de la respuesta de un pedido de informes que le envió a la Dirección General de Casinos.

“Con esa información pienso confirmar mis sospechas, porque los cálculos más moderados señalan que estas máquinas producen una ganancia de unos 170 millones de dólares al año. Y yo quiero saber el origen de ese dinero y adónde va a parar”, dijo el legislador quien maneja profusa documentación sobre este tema.

¿Que te parece?
Me gusta ¡Amo esto! Muy divertido Wow! Es triste Me enoja

Compartir