Sabado, 20 de Setiembre del 2014 Actualizado: 10:15

A 40 años de desaparecido se recibe una carta del traidor tupamaro, Amodio Pérez

Por (anasalvo@eldiario.com.uy) | Miércoles, 10 de abril del 2013

Desde hace dos semanas que el diario El País evalúa la publicación de una carta presuntamente escrita por Héctor Amodio Pérez, ex dirigente del Movimiento de Liberación Nacional (Tupamaros); esta misiva fue despachada desde Madrid el 19 de marzo, y recibida en la redacción del diario uruguayo una semana después, el 26 de marzo. Un simple sobre blanco con ocho hojas tamaño A4 escritas en computadora, con la “firma” de Amodio, y con tituló propio: “Aclarando algunas cosas…a propósito de cómo se escribió la historia”.

Amodio Pérez es considerado el mayor traidor en toda la trayectoria de la guerrilla tupamara, al punto que luego de su detención, salía vestido de militar a reconocer y entregar ex compañeros para su captura y encarcelamiento. El “pago” por el servicio prestado a la dictadura fue su liberación, y hace 40 años que Amodio despareció, con la sentencia de muerte sobre su cabeza desde el MLN. Dicen que varios grupos tupamaros fueron enviados a Europa para matarlo. Dicen que nunca nadie lo volvió a ver ni a reconocer, en ninguna parte del mundo.

En la historia oficial del MLN-T, Amodio tiene dos lugares bien definidos: el de haber sido uno de los fundadores del movimiento, y el de traidor. La “orga” lo responsabiliza por su caída en 1972, cuando negoció su salvación a cambio de provocar la desarticulación del movimiento guerrillero y la entrega de sus integrantes.

En esta misiva, el supuesto Amodio que la escribe da una versión de los hechos públicamente conocidos, y detalla charlas que mantuvo cara a cara con algunos compañeros como José Mujica, Henry Engler o Julio Marenales.

También hay información sobre la negociación que hizo con el Ejército, en especial con el entonces teniente segundo Armando Méndez; menciona a Alicia Rey Morales, alias Mercedes, esposa de Amodio y entrenadora de tiro de los tupamaros, y también catalogada de colaboradora.

El presidente de la Asociación de la Prensa Uruguaya (APU), el periodista Luis Curbelo, informó a través de su cuenta de Twitter la existencia de la carta, su número de páginas, y de los términos duros que utiliza al referirse al actual ministro de Defensa Nacional, Eleuterio Fernández Huidobro.

En la misiva Amodio admite los hechos que se le atribuyen, pero se defiende de ser un traidor, puesto que redacta que para entonces, el aparato del MLN “estaba herido de muerte” gracias a las decisiones “equivocadas” que en su momento tomaron los principales dirigentes, como Raúl Sendic, Julio Marenales, Jorge Zabalza, Henry Engler, Eleuterio Fernández Huidobro, y otros cabecillas a los que acusa de ser “divisionistas”.

Según publica El País hoy, la aparición de Amodio queda explicada en el primer párrafo: “La psicología y la sociología han sido para mí, en los últimos 40 años, no solo dos herramientas que me han valido para ganarme la vida; han sido también las que me han permitido, al principio desde la distancia y luego, a partir de 1998 de manera directa, conocer la evolución, estancamiento e incluso involución del pensamiento de gente que como yo, en aquel Uruguay de 1960, creímos que era posible cambiar el mundo y nos pusimos a ello, cegados por la luz del faro cubano que hoy, cincuenta y pico de años después, sigue emitiendo luz, aunque sea mortecina y casi siempre a destellos”. Dice que no pretende hacer un “análisis del porqué ni del cómo lo hicimos” y que rompió el silencio porque durante años su padre y sus amigos le pidieron que se mantuviera “alejado del proceso político” pero ahora su padre ya no vive y una entrevista a Jorge Zabalza, que se conoció en febrero, lo motivó a escribir.

En el texto se mencionan conductas personales de  Zabalza, Sendic, María Elia Topolansky (hermana de Lucía), Fernández Huidobro y José Mujica, a la vez que da una versión histórica distinta sobre la caída de la Cárcel del Pueblo, a la vez que agrega una interpretación personal de los hechos que lo califican de traidor dentro de la organización guerrillera. Dice haber sido “elegido para cumplir el papel de cabeza de turco” y utilizado por el movimiento tupamaro para explicar su derrota.


Tus amigos en El Diario