Miercoles, 30 de Julio del 2014 Actualizado: 0:04

Escándalo en España por denuncias de aborto de la Princesa Letizia

Por (ed@eldiario.com.uy) | Lunes, 8 de abril del 2013

Princesa Letizia envuelta en escándalo por denuncias de su primo

El escándalo que se está generando en España por la aparición mañana lunes del libro Adiós, Princesa en donde el primo de la Princesa Letizia, el abogado David Rocasolano, asegura que abortó tiempo antes de su compromiso con el Principe de Asturias y que fue quien hizo desaparecer el informe médico por orden de su prima quemándolo en su cocina.

Según transcriben varios medios españoles que tuvieron acceso al libro, que algunos califican como una venganza, Rocasolano dice:    “Ya en 2003, seis años antes, cuando veía arder aquellos papeles en el fregadero de mi cocina, sabía que era imposible garantizar la eliminación de todos los rastros. (…) Cuando se marchó el periodista no levanté el teléfono. Me sorprendí a mí mismo dándome cuenta de que me importaba un carajo lo que sucediera con aquellos papeles, con mi prima, con Felipe. En otro tiempo, hubiera corrido a Palacio a informar de la crisis que se nos echaba encima. Pero en aquel momento me daba igual. Supongo que ya me había hartado de tanto vasallaje, de tantos desprecios familiares, de reconvertir nuestras vidas en altares solo dedicados a la adoración de una princesa caprichosa”.

Las reacciones en distintos sectores de la sociedad han sido contundentes, reclamando a la Princesa Letizia que actúe dando explicaciones de lo sucedido, incluso exigiendo que lleve a su primo ante los tribunales, quien fue imputado en una causa por actos de corrupción en el área inmobiliaria y se quejó de la falta de apoyo de los Borbones y su prima.

La Princesa Letizia en medio de un escándalo por el libro de su primo

El periódico ultracatólico La Gaceta exigió duramente una explicación a la Princesa en su última edición reclamando:

     ”En la España de 2002 estaba vigente una legislación sobre el aborto (la Ley Orgánica 9/1985) que, en principio, limitaba la interrupción del embarazo a tres supuestos muy concretos: riesgo grave para la salud física o psíquica de la madre, violación y malformaciones o taras físicas o psíquicas en el feto. Fuera de tales supuestos, y por más que las autoridades españolas hayan demostrado una abominable dejadez en este punto, el aborto era una práctica ilegal. Esto quiere decir que Doña Letizia, necesariamente, hubo de acogerse a uno de esos tres supuestos. Caso contrario, habría cometido un delito contemplado en el Código Penal. Por consiguiente, la Princesa debe declarar públicamente a qué supuesto se acogió y así demostrar que no hizo nada ilegal. Es posible, por qué no, que David Rocasolano mienta. Que todo sea producto de una venganza familiar o de una conjura contra el Príncipe o del simple deseo de ganar notoriedad y dinero por parte del autor del libro. En ese caso, Doña Letizia queda obligada a denunciar a su primo por imputarle un delito perseguible de oficio. Los tribunales entienden de estas cosas. Seguro que un juez condenará a David Rocasolano a la pena prevista por calumnias. Todo ello, por supuesto, en el caso de que la acusación sea falsa.

Sea como fuere, la Princesa Letizia nos debe una explicación. Si no abortó, debe decirlo y llevar a su primo ante los tribunales. Si lo hizo, debe explicar en qué condiciones y demostrar que no cometió delito alguno, señalando a qué supuesto legal se acogió. Y, desde luego, lo peor que podría hacer es guardar silencio. Porque lo que está en juego, consideraciones morales aparte, es el expediente legal de la futura Reina de España”.

Mañana lunes será un día clave cuando se presente el libro en las librerías y toda la sociedad española esté al tanto de lo que el entonces abogado y confidente de la Princesa dice sobre ella.


Tus amigos en El Diario