EL DIARIO

Martes, 23 de Abril del 2019

“Temporales”, Primer Disco Solista de Nicolás Sánchez

Por Emilio Pérez Miguel, el 28 febrero, 2013

¿Que te parece?
Me gusta ¡Amo esto! Muy divertido Wow! Es triste Me enoja

Una tormenta de un instante puede robarnos el cielo, y despoblar el ocaso de luces.
Puede convertir la prontitud de la vida en un laberinto a destiempo. Y dejarnos tendidos como sacrificios en los altares de nuestras propias convicciones, como si luego de que todo fuera tan turbulento ya no existieran sonrisas para prodigar por lágrimas.
No hay mucho que podamos hacer al respecto.
Una turbulencia de un instante puede agriarlo todo.

Pero también existen tormentas perfectas. Son esas tempestades que se llevan las penas, que lavan las heridas, que trizan las palabras de la gente que habla sola en la procesión de la vida.
Que alivian, que sanan.
Esos temporales también existen.
Solo hay que saber en que cielo buscarlos.

Nicolás es alto y muy delgado, pero luce como alguien capaz de resistir cualquier embate. Es de esas personas que te transmiten una integridad absoluta ni bien las ves.
Lo más particular que tiene es su mirada. Parece capaz de recoger todos los silencios que anidan en el mar para convertirlos en voces que canten juntas, y que lleguen hasta el centro del cielo como una sola columna.
Lo conozco desde hace tiempo, fue uno de los primeros artistas uruguayos que me solicitó una nota en MusicKO. En aquel entonces, Nicolás había subido una versión de “Lejos” a YouTube como primera muestra de su trabajo al margen de Suburbio, la banda de rock que fundó hace ya varios años. Ahora, estamos hablando sobre este proceso que ha culminado en su primer disco solista, “Temporales”.
“Temporales” es una producción netamente independiente. El disco puede ser descargado de forma gratuita en www.nicolassanchez.com.uy, y las copias físicas que se pongan a la venta estarán disponibles por canales alternativos (como ser Facebook).
El evento de presentación de “Temporales” es lo que tiene más entusiasmado a Nicolás, y buena parte de la charla gira en torno a eso. Me cuenta sobre todos los escenarios que estuvo evaluando, y por cual terminó decantándose. Cómo va a hacer para que la banda suene óptimo en el contexto de esa sala (tiene estudios de sonido cursados). Incluso me comparte algunas ideas muy originales que tiene para iluminar todo el ambiente.
Hace un tiempo hizo una gira por los Estados Unidos.
Pronto hará otra.
Colecciona guitarras. Hoy por hoy, ya tiene como veinte.
Hay una caja de cuatro CDs de Led Zeppelin en una de las repisas de esta habitación colmada de discos. De forma consciente o inconsciente, él la mira mucho mientras hablamos. Es como si ahí estuvieran las respuestas para las preguntas que le formulo sobre sus inspiraciones, sus inquietudes y sus metas.
Hasta que la hago una pregunta muy puntual.
Y tiene que buscar la respuesta en otro lado.

Qué comienzo tan flojo tiene este disco. Es algo decepcionante. El primer tema (“Muy Tarde”) es como una vía que no conduce a ningún lado. Todo está excesivamente quieto.
Y quizá esa era la idea. Mostrar la calma antes de la tormenta. Sin embargo, “Muy Tarde” no me transmite calma. Me transmite indiferencia. Y eso no me gusta.
A lo mejor hubiera funcionado mejor en otro punto del disco. O (lisa y llanamente) en otro disco. Pero está ahí, al principio de “Temporales”. Y es lo que todos van a escuchar primero.

Pero la profundización que se da luego es digna de elogio. El segundo tema (“Mata El Silencio”) ya anuncia el conflicto que atraviesa el disco de lado a lado de forma convincente, con una letra que habla de no tenerle miedo a la verdad, y que básicamente dice “soy lo que ves… pero para saber quien soy, tenés que verme”, y una guitarra que se cuela en los estribillos y te golpea como una tromba. Y cuando llega el tercer tema (“Contra El Viento”, con Fede Graña en guitarra y voz) el disco se muestra colmado de emoción. Y esa emoción permanece intacta hasta el final mismo, con “No Sos Nada” y “Si Hoy Te Vas” – canciones delicadamente abrasivas, canciones que justifican la decisión de entregarle tus sueños a ese temporal que son los sentimientos, incluso cuando el resultado diste mucho de ser el buscado.

Personalmente, “Respuestas” y “Una Parte” son las dos canciones que más me impactan de todo el disco. Son algunas de las composiciones de pop/rock más perfectas que he escuchado en un largo tiempo. “Respuestas” tiene un estribillo electrizante que (por momentos) me recuerda a Sordromo, y “Una Parte” es el corte que más secciones alterna en el disco – todas ellas más que validadas. Y con sus letras que giran en torno a reencuentros y promesas de redención, ambas me hacen pensar en aquella frase tan emocionante escrita por Melissa Etheridge en sus días de gloria: “cuando uno está yendo al cielo, ya está en el cielo”.

Por su parte, el momento más dulce de “Temporales” viene dado por la participación de Laura Chinelli en el tema “Mirame”, cuando el disco entra en su segunda mitad, y la procura de ese destino sagrado que termine en alguien se intensifica. La voz de Laura es un arrullo, las palabras podrían estar en otro idioma e igual entenderías el mensaje, la canción básicamente dice “escuchame mientras te pienso, pensame mientras te quiero, y quereme en todo momento, aún cuando el tiempo ya no esté de nuestro lado”.

A nivel sonoro, “Temporales” está muy por encima de lo que mucha gente podría asociar con una producción independiente. Los bajos saben insinuarse y estallar conforme lo exige cada canción, y la percusión es inteligentísima de principio a fin (aunque “Respuestas” brilla con luz propia). Y las guitarras tienen un aplomo y una presencia que no da ningún resquicio.

Bien por ello. No es infrecuente hablar con gente que asocia la música independiente con un producto de menor calidad, o donde se ha prestado exigua atención a los detalles. Y es difícil explicarle a esas personas que eso no es necesariamente cierto. Puede ser hasta tremendamente frustrante, terminas sintiéndote como alguien que le señala un pizarrón a gente que lo único que va a mirar es tu dedo. Hacerlos oír un disco como “Temporales” es la mejor forma de evitar esa clase de discusiones. Es un trabajo profesional en el sentido más estricto de la palabra.

Una pregunta concreta hizo que Nicolás cambiara de postura cuando estábamos charlando sobre su álbum.
—En inglés hay algo que llamamos “a work of love”, ¿sabés qué es eso?
Nicolás hizo una pausa, y respondió como si ahora hubiera mirado bien en su interior antes de hablar.
—Viene a ser… ¿una “labor de amor”’?
—Sí. Eso es básicamente tu disco. Eso.
El amor es el génesis y la esencia de este disco. No hay mucho más que agregar, ni tratar de dilucidar. Por eso suena tan bien, por eso se siente tan completo.
Amor por lo que uno hace en general, amor por la música en particular. Eso Nicolás lo lleva escrito en el rostro.
Amor por su familia, y por todos sus amigos. Es evidente que toda esa gente alimenta el motor de lo que serán sus mayores conquistas.
Y amor por la persona con la que ha compartido los últimos cinco años de su vida. Él se refiere a ella como su “mejor amiga” en los créditos. Eso es ser un caballero. En un mundo de gente tan imperfecta, animarse a mostrar algo así de perfecto es un acto de valentía enorme. Ya no es amor. Va mucho más allá. Eso es un verdadero estado de gracia. Solo la gente que entiende la maravilla de hacer algo por alguien a cada paso del camino puede ser tan intrépida.

“Éste va a llegar lejos”. Es lo último que pienso al darle la despedida.
 
Antes de que se fuera, tuve que hacer una maldad. Le pedí que me firmara la copia del disco que me trajo. Se rió mucho. Me dijo que era la primera vez que autografiaba algo. Ya lo sospechaba. Por eso se lo pedí.
Le expliqué que no valía poner solo “con cariño” o “con afecto”, así que se tomó su tiempo.

Igual me la terminó retrucando:

Me quedo escuchando el disco una vez se marchó. Cuando termina de sonar “Si Hoy Te Vas”, miró a través de la ventana. El cielo afuera está despejado. No hay una sola nube, impera un dorado profundo en la tarde de este viernes.
Pienso que un poco de tumulto vendría más que bien.
Le doy de nuevo al botón de “Play”.
Lluvia que alivia, lluvia que sana.
Es un temporal perfecto.

DESCARGA GRATUITA DEL DISCO

TEMPORALES
de
NICO SÁNCHEZ

FICHA TÉCNICA:

Agustín Ferreira: guitarras eléctricas, solo de guitarra en “Temporales”, coros, pianos y sintetizadores
Santiago Fontana: percusión, palmas y pasos en “Respuestas”
Bruno Leites: baterías
Nicolás Constantín: drum doctor
Carlos Silva: bajos
Nicolás Ferreira: trompeta en “Lejos”
Gustavo Techera: trombón en “Lejos”
Alexis Martínez: cello en “Mírame”, “Temporales”, “Una Parte”, “Después de la Lluvia” y “Lo Imaginas”
Javier Ferrón: violín en “Mírame”, “Temporales”, “Una Parte”, “Después de la Lluvia” y “Lo Imaginas”
Nicolás González: solo de guitarra en “Una Parte”
Miguel Larrosa: solo de guitarra en “Lejos” y “Mata el Silencio”
Pablo “Bambino” Coniberti: solos de guitarra en “Muy Tarde”
Fede Graña: solo de guitarra y voz en “Contra El Viento”
Laura Chinelli: voz en “Mirame”, “9” y “Después De La Lluvia”
Nicolás Sánchez: guitarras eléctricas, guitarras acústicas, voz y coros, piano en  “Lo Imaginas”, palmas y pasos en “Respuestas”

Pre Producción: Nicolás Sánchez y Agustín Ferreira en Tortuga SD y La Batuta (julio – octubre 2012)
Grabado y mezclado por Santiago Fondona y Agustín Ferreyra en Tortuga SD (octubre – diciembre 2012)
Masterizado por César Lamschtein en Kaps Audio Production Services.
(Excepto “Si Hoy Te Vas” y “No Sos Nada” – producción, grabación, mezcla y mastering por Rodrigo Vicente en Crea Music)

¿Que te parece?
Me gusta ¡Amo esto! Muy divertido Wow! Es triste Me enoja

Compartir