EL DIARIO

Miercoles, 29 de Marzo del 2017

Respuesta de un ex maestro Isha

Por El Diario, el 15 junio, 2012

¿Que te parece?
Me gusta ¡Amo esto! Muy divertido Wow! Es triste Me enoja

La semana pasada Isha habló en Radio Sarandí y otra vez negó las acusaciones de la denuncia penal, presentada ya ante la Justicia uruguaya por un abogado argentino integrante de Ravics (Red de apoyo a las víctimas de sectas).  Un ex “maestro” Isha uruguayo – y además uno de los que da testimonio en esa denuncia- envió a EL DIARIO su respuesta a lo que dijo en aquella radio la abogada de Isha, la “maestra” Enid Stewart, además de adelantar algo sobre su experiencia allí.

También dejamos el audio de hoy del programa VivaLaTarde de Radio Sarandí, a donde ese ex “maestro” fue hoy a hablar del mismo tema.
 
Por un ex maestro Isha

Todos los maestros fuimos engañados creyendo que la Fundación tenía un reconocimiento por parte del MEC [Ministerio de Educación y Cultura], que no era más que un registro que la exoneraba de impuestos. Yo era maestro, cuando inicié los trámites para registrar el centro en México como un instituto de educación no formal  (ya que allá es una Sociedad Civil que paga impuestos, no una Fundación exonerada de impuestos), llevé el papel del MEC como prueba del registro de la misma en Uruguay. Ahí fue que me enteré de que el MEC no avalaba ni reconocía a la Fundación y que no se podía utilizar dicho registro. Eso [contenido en la denuncia penal y ya denunciado al propio MEC] fue informado oportunamente a la persona encargada del centro en Uruguay, Enid Stewart, por e-mail, del cual tengo copia.
 
Ella, Enid Stewart (maestra Sadasakti), es abogada y fue quien diseñó los diplomas de los maestros. Por radio me acusó a mí de haber pedido que se pusiera el número de registro, cuando lo único que les pedí es que cambiaran las fechas que figuraban en los mismos. Más aún, el escribano de la Fundación hizo constar en un escrito notarial – que luego fue enviado al Ministerio de Relaciones Exteriores y a la Embajada de México – que la fundación según surge de la documentación que tiene en su poder, está reconocida por el MEC, cosa que ya se demostró que es totalmente falsa [al respecto, el MEC resolvió destruir los diplomas con ese falso aval, e invalidarlos].
 
No es la primera vez que Isha realiza a través de abogados y documentos “legales” engaños como estos. Cuando yo y otras 20 personas hicimos nuestro entrenamiento de Maestros en Colombia, tuvimos que estar dos años sacando visas como que estudiábamos en una Universidad “Los Libertadores” de Bogotá, cuando en realidad estábamos en Santa Marta. Pero Isha encontró una forma de conseguir visas en esa universidad con un abogado para que todo pareciera legal cuando en realidad nunca pisamos dicha universidad. Todavía hay maestros en el centro Isha que si se fijan en sus pasaportes, figurarán dichas visas. O pasaba también que a los maestros que necesitan visas para otros países, saquen visas de “turistas” cuando en realidad van a trabajar para generar dinero para Isha.
 
Me da lástima ver como varios maestros ex compañeros míos siguen poniendo comentarios endiosando a Isha, cuando ella les ha gritado, agredido físicamente y peor aún, manipulado psicológicamente para mantenerlos como esclavos “felices” trabajando 12 horas o más al día, sin descansos, sin un sueldo, teniendo que soportar su mal humor, sus gritos, sus caprichos infantiles.
 
El peor engaño para mí fue hacernos creer que ella es la “conciencia más elevada del planeta”, que es “Dios”, cuando en realidad es una muy buena charlatana que sabe cómo seducir y conquistar a la gente, así como robar lo que ella llama el “Sistema Isha” de los Ishayas, copiando todo el método de enseñanza y sólo cambiando las frases que luego ella llamó “facetas”[ver: Técnicas de los Ishayas]
 
Ni sus propios compañeros de entrenamiento en EEUU en la SFA (Society for Ascension) creyeron nunca en su iluminación y se vino a Latinoamérica a vender sus espejitos de colores llamados “iluminación”. El resto de sus “maestros iluminados” también son falsos y son sólo acuerdos que ella hizo con esas personas para mostrar que su método servía para iluminarse, pero desde que lo cambió al “Sistema Isha” nadie más se “iluminó”. Yo el último año que estuve comencé a darme cuenta del engaño porque era cuando más desenfocado [como Isha les decía] estaba, pero Isha y el resto de los maestros “iluminados” me decían que estaba a punto de alcanzar la “iluminación”. Ahí finalmente me di cuenta de que no tenían conciencia de nada y que era todo una mentira. Sólo sabían decir palabras “iluminadas” pero no lo demostraban sus acciones.
 
Varios de esos maestros que aun están con ella saben todas estas cosas pero prefieren ignorarlas y seguir viviendo en la burbuja Isha, que tener el coraje de salir y reconocer que fueron presa de un engaño muy grande, que su cerebro fue lavado y que son sólo esclavos de la “conciencia” de Isha.
 
Otros maestros pudieron salir, pero siguen atormentados por los recuerdos, los insultos y destratos de esta mujer que sólo piensa en cuánto dinero va a ganar y no le importa lo que tenga que hacer para conseguirlo. Tienen mucho miedo de enfrentarla y contar lo que les ha pasado.
 
Luego de que yo salí, pasé más de un año soñando que ella me gritaba y maltrataba. Y Sadasakti (Enid) [la abogada y traductora de Isha], que tanto dice que me quería y que era su mejor amigo [eso también dijo en Radio Sarandí], lo primero que hizo cuando yo salí fue nunca más hablarme. Así es como trata Isha y sus maestros a quienes se van, con desprecio, sintiéndose superiores al resto de los mortales, cuando en realidad son todos esclavos de los caprichos de Isha.
 
Yo no podía ni escuchar el nombre “Isha” sin sentirme mal y pude salir de todo eso gracias a la terapia que realicé con mi psicóloga y también al haber encontrado en el blog de Galaxio un lugar donde las personas como yo que vivieron todo ese engaño, pueden compartir sus experiencias para evitar que otros tengan que pasar por las mismas cosas.
 
Los estudiantes probablemente saben poco y nada sobre todos estos hechos porque siempre son a puertas cerradas. Isha tiene una doble cara: se muestra muy amable y amorosa en frente de los estudiantes (sobre todos si tienen dinero o poder) y frente a los maestros sólo es exigente con que cada uno tiene que producir resultados, es decir, más dinero para sus caudales. Claro que si uno va a “La I” y pasa unos días relajado, tirado todo el día, siendo atendido, alimentado, admirando la belleza del lugar, se va a sentir bien, pero no es por las “facetas”, sino porque el mismo descanso lo produce. Es como ir a cualquier “spa”.
 
El tema es que en ese momento las personas están más sensibles y vulnerables y pueden ser más fácilmente captadas para hacer intensivos más prolongados, 6 meses de sanación o maestrías [son de 2 años: 10.000 dólares], que es donde se les lava el cerebro a las personas, haciéndolas dejar de lado a sus familias y afectos, donar sus bienes y dinero, hasta el punto de depender completamente del centro para subsistir.

 

¿Que te parece?
Me gusta ¡Amo esto! Muy divertido Wow! Es triste Me enoja

Compartir