EL DIARIO

Miercoles, 29 de Marzo del 2017

Comentario sobre comentarios

Por Martín Cajal, el 8 junio, 2012

¿Que te parece?
Me gusta ¡Amo esto! Muy divertido Wow! Es triste Me enoja

La semana pasada, luego de que EL DIARIO publicó que había un blog de ex seguidores Isha, en donde se advierte que es una secta, se llenó de comentariosmaravillosos” sobre Isha y su sistema, que luego aclaramos eran comentarios convocados desde el propio Facebook de Sistema Isha. Vale la aclaración, EL DIARIO no promociona nada de esto.

Esta semana nos envió un mail y una extensa carta Paula Lippold, ex maestra Isha argentina y uno de los 15 testimonios contenidos en la denuncia penal presentada contra la Fundación. En el mail se refirió a los comentarios de Facebook.

“Cuando se la denunció en Argentina y por TV el año pasado, en el blog Galaxio [el de ex seguidores Isha] hizo lo mismo; Isha envió a los fanáticos a dar testimonios de ‘sanación’. Convocó en forma urgente a  los estudiantes comprometidos, y sobre todo a los que iban hace 6 meses, y les pidió que publiquen en sus Facebook una foto con ella, en señal de apoyo ‘a  su maestra’, fijate en la nota [de EL DIARIO] la foto de muchos de ellos, están con Isha detrás de ellos con los anteojos ahumados”, señala.

Y esta semana lo mismo cuando salió Isha en radio Sarandi, “avisaron a los seguidores  que ella sería entrevistada para que la apoyen con mensajes y  testimonios”, afirma. Luego, la ex maestra opina (y en un punto, también recuerda):

“Lo único que veo en esos testimonios repetitivos es puro adoctrinamiento sectario, a través de las repeticiones interminables de las facetas [frases], con ojos abiertos y cerrados las 24 hs del día allá en el centro; también que Isha es puro amor que sólo da y da y da y que nuestra vida como maestros era maravillosa gracias al sistema Isha, y que la experiencia era nuestra y de nadie más”.

En el mail destaca que los “maestros” están más tiempo, más dentro de todo, y ahí la realidad es otra. Pero ellos “te dirán que no es “explotación”, te dirán que ellos allí en el hotel y en las sedes Isha, sólo están “dando conciencia“, no están siendo esclavizados, sino que sólo están enfocados ‘dándose’ a ellos mismos”.

Los maestros todo el día hacen servicios en su hotel, hacíamos varias actividades dedicadas al negocio de Isha, hacer o querer otra cosa era estar ‘desenfocado’”, afirma Paula.

Cabe resaltar que, según supo EL DIARIO por otro testimonio, los que son “maestros” e hicieron todo el proceso para serlo y aún no se fueron, siguen en la Fundación, viven ahí, no tienen otras actividades por fuera del centro. Y recordamos que la maestría, de dos años, cuesta 10.000 dólares.

Dejamos a continuación la transcripción de una parte de la entrevista con Isha en radio Sarandí, donde como bien hace notar el periodista, la cabida que tiene en los medios el testimonio de Lippold es que ella y otros están involucrados en la presentación de una denuncia penal.

 […]

 

 

PERIODISTA: -Me acaba de llegar un mensaje. ¿Cómo llega el mail de Patricia Martin [productora de radio Sarandí] a tantos seguidores de Isha? Porque los mails no nos llegan al correo del programa, sino al mail personal de Patricia…

 

 

ANNE (“Maestra” y traductora de Isha)- Sí, no… No, los emails… nos piden los estudiantes, te quieren llamar por teléfono para compartir. Todos nuestros estudiantes acá, que han escuchado todo, siempre nos han preguntado, ¿por qué le dan micrófono a gente que habla de esa manera y no nos dan micrófono a nosotros para compartir nuestra experiencia? Les preguntamos a la radio y ellos no podían llamar, entonces les dijeron que podían escribir

 

 

PERIODISTA:- Ah, al 6900 por mensaje de texto, pero más allá de eso…

 

 

ANNE: -Ah, ok, ok, eso no lo sé, llamaron al número, perdón. ¿Los leíste ya los mails?

 

 

PERIODISTA:- Sí, sí, pero ya he aclarado al principio del programa que hay una acusación de secta hacia ustedes, y una de las manifestaciones de las sectas pasa por la participación de terceras personas apoyando el caso. Por ese lado venía la cuestión. Las voces de las hermanas Lippold en este caso tienen valor porque son personas que están haciendo una denuncia. Ustedes están teniendo el derecho de respuesta directamente como personas involucradas en la denuncia, no así los estudiantes, que nada tienen que ver en el asunto. Además, las hermanas Lippold no hablan de las otras estudiantes…

[…]

¿Que te parece?
Me gusta ¡Amo esto! Muy divertido Wow! Es triste Me enoja

Compartir