Domingo, 21 de Setiembre del 2014 Actualizado: 0:08

¿Son las mujeres ya por fin seres humanos?

Por (jlo@eldiario.com.uy) | Lunes, 5 de marzo del 2012

A pesar de que cada mes de marzo se celebra el Día de la Mujer, lo cierto es que las mujeres de todo el mundo estarán felices cuando ya no se celebre ningún día de la mujer, porque la igualdad y sus derechos estarán equiparados a los del hombre; lamentablemente esto aún no es así. Tampoco las mujeres del occidente cristiano, sobretodo las que viven en el primer mundo, quieren apoyar un día así en pleno siglo XXI.

Sin embargo, en muchos ámbitos de la vida todavía siguen discriminadas y menospreciadas como sucede con las mujeres  en la Iglesia; allí los hombres que dicen representar a Jesús, mantienen abiertamente una falta total de igualdad hacia ellas, aunque se sabe que Jesús tuvo entre sus seguidores a muchas mujeres a las que nunca discriminó. Un ejemplo claro de que esto es así nos llega a través de San Pablo quien dejó dicho “la mujer debe callar” y “Los esclavos se deben subordinar a las autoridades”. Frases que han condicionado la historia e influido muy negativamente en el desarrollo de la vida en el occidente cristiano. Sin embargo Jesús de Nazaret a pesar de saber que la mujer no tenía ningún valor en aquella época, no la apartó de sí, ni la rechazó, todo lo contrario, El contó con numerosas seguidoras.

La “Declaración Universal de los derechos humanos” dice que todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros. Las Constituciones de medio mundo dicen que todas las personas son iguales ante la ley, y se indica explícitamente que los hombres y las mujeres tienen los mismos derechos.

Hace tan sólo un par de años la Radio vaticana emitió una noticia sobre un nuevo Decreto de Fe: “Excomunión por ordenar en sacerdocio a mujeres”. “La sagrada consagración sólo es válida para un hombre bautizado”, lo que sentenció el Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la fe, el arzobispo Amato, quien dijo: “La Iglesia no se siente autorizada a cambiar la voluntad de su fundador Jesucristo”.

Pero ¿es acaso la institución llamada Iglesia, la voluntad de Jesucristo?. No. Han sido los hombres ataviados con el manto de “cristiano” los que han encasillado, manipulado y tergiversado la enseñanza de Jesús, inventando y exportando dogmas y ritos paganos con la “inmunidad” que les da hacerlo en nombre de Jesús de Nazaret. Un ejemplo lo tenemos en el Sínodo de Macón (siglo VI), donde se discutió sobre si las mujeres meritorias tenían que convertirse primero en hombres antes de la resurrección de los muertos, para poder entrar así en el paraíso; ante dicha cuestión, un brillante obispo declaró: “las hembras no son seres humanos”.

Si la Iglesia católica aún no se ha retractado de esto, ¿cómo es posible que tantas mujeres sigan perteneciendo a dicha institución, incluso quieran ser sacerdotisas?, -la respuesta es: por ignorancia. ¿Estaría usted como mujer dispuesta a convertirse en hombre, para ir a un Cielo en el que sólo haya hombres o mujeres convertidas en hombres?


Tus amigos en El Diario