Sabado, 1 de Noviembre del 2014 Actualizado: 11:49

Cacería de anaconda en Durazno

Por (gperez@eldiario.com.uy) | Domingo, 12 de febrero del 2012

En las costas del Río Yí, en el departamento de Durazno, se lleva a cabo la búsqueda de una anaconda de más de dos metros de largo. El comisario de la zona dispuso de sus hombres para que trataran de encontrarla. Se rumorea que existe una recompensa de hasta U$S 3.000 a quien la capture viva.

Según el diario El País, Heber Souza, subjefe de Policía, manifestó que el personal de la seccional novena realiza rastrillajes en la zona con la esperanza de dar con el paradero de una de las serpientes más grandes del mundo: la anaconda. La confirmación de la existencia de este animal se basa en varios testimonios recogidos a través de habitantes del lugar.

Además, el subjefe Souza realizó una serie de advertencias para los habitantes o turistas que merodeen por la zona. En caso de encontrarse cara a cara con este reptil deben informar de forma inmediata a las autoridades, mantenerse lo más lejos posible de la anaconda y, por ningún motivo, perder el contacto visual con este peligroso animal.

De esta forma, se tratará de atrapar y conservar vivo el espécimen para tratar de averiguar la causa por la que llegó a las aguas del , en Durazno. Todavía no se conoce el origen de esta anaconda que fue vista sorpresivamente en los últimos días.

Además, según el testimonio de algunos vecinos hay varias personas que también buscan a esta serpiente con el fin de venderla a un particular que, se rumorea, pagaría hasta U$S 3.000.

Por otra parte, en la década de los 80 hubo un caso similar en nuestro país, en donde una boa de gran tamaño se escapó del laboratorio “Miguel Rubino”, pero nunca fue encontrada.  Pero hubo un caso más cercano. Según el subjefe de Policía, tiempo atrás, en el departamento de Florida, se hizo público que una serpiente de gran tamaño deambulaba por la zona de camping.

Si bien participaron varios efectivos policiales e incluso se contó con la colaboración del Ejército, esta serpiente tampoco pudo ser encontrada. En este caso, también fueron denuncias de la gente pero ninguna autoridad pudo comprobar la existencia verdadera del ofidio.


Tus amigos en El Diario