Jueves, 28 de Agosto del 2014 Actualizado: 13:34

¿Dos caras de un mismo Gobierno o un Gobierno con dos caras?

Por (guillermo@resultoria.com) | Miércoles, 11 de enero del 2012

Hace un tiempo la prensa titulaba que “el 80% de los beneficiarios del MIDES no quieren trabajar para no perder los subsidios” y días después leemos que “el 90% de los jóvenes capacitados por el INEFOP consiguieron un empleo“.

Creo que en este Gobierno hay evidentemente dos concepciones filosóficas sobre la vida misma y por lo tanto sobre el rol del Estado:

- Una que entiende que el Estado es el motor de la sociedad y que los ciudadanos son meros instrumentos a esa causa “colectiva“. Ponen al Estado, el Sindicato o el Partido como los actores principales de la obra y a los ciudadanos como actores de reparto. Esto es el Colectivismo, que significa someter al individuo a un grupo y que el hombre debe estar encadenado a la acción colectiva y al pensamiento colectivo en aras de lo que llaman “el bien común”. El ciudadano vive del Estado y le debe pleitesía. Son más súbditos que ciudadanos. En esta línea parecen estar el MPP, el Partido Comunista y el Partido Socialista.

- Por otro lado está la concepción filosófica Individualista que sostiene que el hombre debe valerse por sí mismo y para ello debe desarrollar sus talentos y virtudes mediante el uso de su mente. El individualismo considera al hombre – a cada hombre – como una entidad independiente y soberana que posee un derecho inalienable a su propia vida, que debe procurar su propia felicidad y no sacrificarse a otros ni exigir que otros se sacrifiquen por él. Que las personas sólo pueden llegar a acuerdos libres y voluntarios intercambiando valor por valor y no valor por necesidad, y que el Estado no puede forzar tales acuerdos. En esta línea parecen estar algunos miembros del gobierno aunque esparcidos por diversas tiendas. Su accionar se materializa a través de la ANII, la Red Emprender, el LATU, el Plan Ceibal o Uruguay XXI, entre otros.

La gran pregunta que uno se hace es si se trata de dos caras de un mismo Gobierno o si es un Gobierno con dos caras, donde el “cómo te digo una cosa, te digo la otra” se transformó en su impronta.

¿Asistencialismo o apalancamiento? ¿Limosnas o apoyos? ¿MIDES o INEFOP? ¿Colectivismo o Individualismo? Estos son los dos verdaderos cursos de agua que debemos escoger en los próximos años. Uno conduce a un mar de oportunidades y el otro, al despeñadero. Todavía estas aguas están muy borrascosas, tanto dentro del FA como de los Partidos Tradicionales, y espero que el tiempo las vaya aclarando cada día más.

Guillermo Sicardi


Tus amigos en El Diario