EL DIARIO

Martes, 11 de Agosto del 2020

Querido Peñarol

Por José Carlos Domínguez, el 8 septiembre, 2011

¿Que te parece?
Me gusta ¡Amo esto! Muy divertido Wow! Es triste Me enoja

Setiembre, mes de Peñarol. La hora eterna de recibir el mensaje de los fundadores y renacer en cada primavera, ha llegado.

Para nosotros es un orgullo estar en esta tribuna, este diálogo, este encuentro es por una razón muy simple., lo que se escribe no vale por quien lo dice, sino por quien lo lee. Y nosotros pretendemos que esta lectura sea para el pueblo deportivo peñarolense extendido a través del mundo.

En setiembre, año a año, el pueblo peñarolense está de fiesta. Es un alto en la evocación de los pioneros, de quienes implantaron y organizaron no solamente la Institución, sino los cimientos mismos de todo el futbol uruguayo dándole la base imprescindible: el pueblo. Y el futbol fue el deporte popular por excelencia. Y el futbol fue peñarol primero en los barrios montevideanos., luego en todos los rincones del territorio., después peñarol de América… y del Mundo. Peñarol de todos y de siempre.

Llega setiembre y el pecho se inflama. Miramos la cancha, entrecerramos los ojos., allí está el primer campeón invicto en la era amateur. El primer campeón uruguayo de era profesional… aquel alambrado humilde de la Villa peñarol se hizo tablón en Las Acacias y en la Estación Pocitos., después se hizo cemento en el Centenario., allí está el primer campeón de América en el Continente. El de las diez finales en las libertadores, con cinco coronaciones, único en su País… y no estamos soñando, es nuestro peñarol, el primer campeón del mundo en América y el primero en lograr tres Intercontinentales en el mundo. El que disputo cinco finales mundiales. El campeón de campeones de la Súper Copa.

Peñarol, cuarenta y ocho Torneos uruguayos. El de las Copas Teresa Herrera, TAP, Costa del Sol, Campeones del Mundo, Atlántico Sur, Mohamed V, – Casablanca- y tantas… vive, vibra con su pueblo, sigue al frente mostrando el camino.

El Impulso viene de lejos, de quienes ordenaron el renacer aurinegro. Peñarol vive y esta fundamentalmente en el amor de la parcialidad, la que hoy – con otras coordenadas económicas- sostiene desde las tribunas no solamente la mística de su enseña. El pueblo peñarolense, el mayoritario, el gran contribuyente, la base de la organización actual, es el que dice presente, es el que da fe de ser eterno como el tiempo y florecer en cada primavera. Salud, querido Peñarol, Campeón del Siglo.

¿Que te parece?
Me gusta ¡Amo esto! Muy divertido Wow! Es triste Me enoja

Compartir