EL DIARIO

Martes, 11 de Agosto del 2020

Aguirre Se Puso El Turbante

Por Fernando Brusco, el 7 septiembre, 2011

¿Que te parece?
Me gusta ¡Amo esto! Muy divertido Wow! Es triste Me enoja

Se ha ido del país Diego Aguirre, hasta el lunes pasado técnico del Club Atlético Peñarol, pero más que nada el mejor proyecto futuro como entrenador de nuestro seleccionado.

“La Fiera” demostró con una par de títulos de Campeón Uruguayo, un Vicecampeonato de Copa Libertadores y una gran participación como técnico de la Sub 20, tener personalidad, e ideas claras de cómo aprovechar el material con que cuenta.

En diferentes períodos en la conducción aurinegra le tocó depurar el plantel, jubiló a Bengoechea, Gonzalo de los Santos y Rotundo, por ejemplo, y dejó en libertad de acción al último ídolo como jugador de la institución Antonio Pacheco.

Ha existido sorpresa en relación a la desvinculación.

En estos últimos dos meses el técnico había hincado el diente en diferentes temas que hacían preveer que habría Aguirre para rato.

Se había preocupado para que se agiornara la concentración de Los Aromos, se cambiara el utilero y el cuerpo médico (con recomendación del Dr. Pagano incluido) y se contratara a Verzeri y Coito.

Mas allá de la existencia de dos millones de razones económicas para aceptar la oferta quatarí, queda la duda de qué más hay detrás de todo esto.

Y según nuestro criterio la renovación de Púa y la no vinculación de Coito y Verzeri para las formativas fue un gran punto de desilusión para el técnico carbonero.

El contrato de Peñarol y Aguirre constaba de ingresos en efectivo, premios y porcentajes en transferencias.

Este último punto, muy conflictivo, bastante condicionador para un entrenador, necesitaba inexorablemente una coordinación con los técnicos de formativas para impulsar valores.

Desde que llegó Aguirre todos sabíamos que no había sintonía de su parte con el trabajo de Púa. Suena raro, pues Púa ha potenciado a las inferiores carboneras, pero el hecho es que ese era el panorama que se vivía.

Y Aguirre pensó que estaba lo suficientemente fuerte para lograr todo lo que quería y pasar a ser el “dueño” del club. Damiani hizo sus equilibrios, le dio gran parte de lo solicitado, incluido el “borrar” al Tony, pero con Púa y sus apoyos no pudo.

Aguirre no se sintió a partir de las últimas semanas tan cómodo, y pasó a ver cuestionada incluso la bondad de su relacionamiento económico con la entidad mirasol.

Decidió romper con sus afectos y con el club de sus amores, y hasta jugarse a que Peñarol le cobre la “traición”, pero por otro lado hizo una buena apuesta.

Se va a ganar fortunas, sin la tensión extra que significa ser técnico y un gran hincha, lo que desgasta más aún.

Se va para proyectarse como un técnico hoy quatarí y mañana europeo (los dueños del club también lo son del Paris Saint Germain por ejemplo), y si los éxitos lo acompañan, potenciarse para luego de Brasil 2014, ser el técnico uruguayo para Rusia 2018 y Quatar 2022, país que aparte de todo conocerá a la perfección.

Aguirre dejó la rayada por el turbante, que quiere usar hasta el 2022 inclusive.-

¿Que te parece?
Me gusta ¡Amo esto! Muy divertido Wow! Es triste Me enoja

Compartir