EL DIARIO

Martes, 11 de Agosto del 2020

El Ranking Que Uruguay Debe Mirar

Por Guillermo Sicardi, MBA, el 12 agosto, 2011

¿Que te parece?
Me gusta ¡Amo esto! Muy divertido Wow! Es triste Me enoja

Todos estamos muy felices que Uruguay esté recibiendo mucho dinero por la venta de soja, carne y arroz, así como grandes empresas busquen invertir aquí para explotar otros recursos naturales como madera, hierro o petróleo. ¿Pero cuánto de estos méritos son propios y cuánto nos vino como “viento de cola”?

El Ranking Doing Business que lleva el Banco Mundial, mide claramente cuán fácil o difícil es emprender un nuevo negocio en 180 países distribuidos por los 5 continentes.

Al igual que una persona busca el mejor clima para plantar una planta, también las personas buscamos el mejor “clima de negocios” para plantar una empresa, que es un organismo tan vivo como una planta y tan frágil cuando recién comienza.

En Nueva Zelandia, Canadá o Singapore, abrir una empresa forma es un trámite que insume pocas horas y poco dinero. En Eritrea, Somalía o Venezuela, abrir una empresa es una verdadera odisea. No sólo hay que recorrer decenas de oficinas públicas, pagar cientos o miles de dólares en trámites sino que también será necesario coimear a alguien en el camino.

Si además de dificultarle al emprendedor la apertura de la empresa, también le dificultamos la contratación o el despido de trabajadores, el pago de impuestos, el registro de la propiedad o el acceso al crédito, es claro y notorio que nadie querrá venir a invertir dinero, esperanzas y prestigio en un “clima” tan inhóspito”.

Los llamados “países ricos” no nacieron ricos. Fueron sus buenas regulaciones, su buena actitud ante el emprendedurismo y el reconocimiento al rol del empresario en una sociedad lo que los hizo ricos.

En cambio, los llamados “países pobres” no lo son por culpa ajena, sino por culpa propia. ¿qué le impide a Ecuador, Bolivia o Burundi facilitar los trámites para abrir una empresa sino sus propias indecisiones?

Uruguay, a pesar de la bonanza económica que vivimos, viene cayendo en este ranking del lugar 64 al 122 en los últimos 5 años. Comparativamente con otros países, en Uruguay es más difícil emprender.

Todos los políticos, empresarios y académicos deberían prestar más atención al Doing Business, ya que en la medida en que mejoremos nuestras regulaciones hagamos que sea más fácil emprender, menos gente dependerá del Estado, de un empleo o de un subsidio.

Rompiendo paradigmas

Para muchos, hacer negocios es algo turbio, torcido o poco transparente. Si este paradigma es correcto, deberíamos concluir que en los países donde se hacen más negocios hay más corrupción. Sin embargo es exactamente al revés: los primeros 20 países del Doing Business están también entre los primeros 20 países del ranking de Transparencia Internacional.

Y la correlación se da también con los ranking de Desarrollo Económico, Calidad de Vida, Ingreso per Capíta, Desarrollo Tecnológico y Desarrollo Humano.

Esto es causa – efecto: sembremos buenas regulaciones y facilitemos el trabajo del emprendedor, y tendremos más ingresos, más riqueza y mejor calidad de vida.

Esto depende sólo de nosotros. Pero para hacerlo bien tenemos que cambiar nuestros paradigmas: debemos poner en primer lugar al emprendedor como un verdadero “benefactor” de la sociedad, quien gracias a su ingenio, perseverancia y capacidad de asumir riesgos, desarrolla los productos y servicios que hacen mejor a una sociedad.

Pero mientras sigamos creyendo que es el Estado, los burócratas, los políticos o los sindicalistas los que crearán riqueza y bienestar, seguiremos siendo un país totalmente subdesarrollado.

Si facilitamos las condiciones para emprender no sólo seremos todos más ricos, seremos todos más libres. Pero no todos quieren que seamos libres y emprendedores sino dependientes y depredadores. En Usted está evitar que lo segundo suceda.

¿Que te parece?
Me gusta ¡Amo esto! Muy divertido Wow! Es triste Me enoja

Compartir